El martes y el miércoles de esta semana fui, junto con el Observatorio para la Libertad Religiosa, a Bruselas para tratar con europarlamentarios y ONGs el tema de la persecución a los cristianos en China. En total, tuvimos ocho reuniones. Creo que fueron muy provechosas.

Aquí te dejo una foto con Lars Adaktusson, el europarlamentario que impulsó la resolución que califica de genocidio las matanzas de cristianos en Oriente Medio:

Bruselas

Los eurodiputados con los que nos reunimos mostraron su interés por los casos de los que les presentamos (los de los obispos Monseñor Ma Daqin, Monseñor Shao Zumin y Monseñor Su Zhimin y el del Padre Gen Jun, todos ellos en arresto domiciliario o desaparecidos). También, por supuesto, las ONGs dedicadas a la libertad religiosa con las que pudimos hablar.

Pero, como siempre, no vamos a parar aquí. Tenemos que seguir trabajando. No se trata de tener reuniones para comentarles la situación de los cristianos en China y ya. Nuestro objetivo es que la Unión Europea elabore una resolución sobre la libertad religiosa en China (o que nombre los casos que les presentamos en alguno de sus textos).

Por ello, nuestro siguiente paso es reunirnos con los parlamentarios de cada grupo que sabemos que están más preocupados por la libertad religiosa para conseguir apoyos. Los consejos y la ayuda de las ONGs que trabajan diariamente en Bruselas nos son muy necesarios y útiles. Mientras tanto, seguiremos investigando sobre la situación de nuestros hermanos chinos, para ofrecer la información más precisa y fidedigna posible a los políticos.

Por otra parte, continuaremos trabajando para dar a conocer este tema dentro de España, tanto a políticos como a la sociedad civil en general. Como siempre, te iré contando los pasos que vayamos dando.

Cuando comenzamos hace cuatro años a interesarnos por el caso de Monseñor Ma Daqin, teníamos claro que no iba a ser fácil. Sabemos que China es un gran socio comercial y que nadie se atreve a meterse con la falta de libertad que existe en este país (Acuérdate, cuando los Juegos Olímpicos de Pekín, cómo era un tema del que muy pocos hablaban, y eso que el país estaba en todas las portadas). Pero nosotros tenemos muy poco que perder, y nuestros hermanos tienen mucho que ganar: la libertad religiosa.

Ahora, según vamos llamando a unas puertas, nos van surgiendo otras que vemos que también podemos llamar. Y no queremos parar.

Por ello, te avisaré cuando llamemos a la siguiente. Mientras tanto, sé que cuento con tu oración por la iglesia perseguida china.

Recibe un fuerte abrazo,

 

María Isabel Moreno

Vicepresidenta de Enraizados

P.D: Muchos suscriptores han donado para que pudiéramos estar en Bruselas. Y muchos nos han dicho que rezaban por este viaje. ¡La generosidad de los amigos de Enraizados es increíble! De verdad que se nota el apoyo (económico, moral y de unidad de oración). Gracias por todo lo que haces por Enraizados. Gracias por tu granito de arena para ayudar a los cristianos chinos.