[emailpetition id=»65″]

Hace unos días podíamos leer en un periódico digital el siguiente titular: “Curas de Vitoria piden al Papa un obispo que colabore en la solución del problema vasco y apoye los Derechos Humanos” (El Plural, 17/4/2015).

El primer párrafo de la noticia decía así:

“El colectivo de curas de Abetxuko, en Vitoria, va a pedir al Papa que se tengan en cuenta las opiniones de la diócesis a la hora de nombrar al sustituto del actual obispo, monseñor Asurmendi y en concreto solicitan que el nuevo prelado hable euskera, sea capaz de implicarse en la situación del País Vasco y colabore mediante el diálogo”.

Este grupo de sacerdotes quiere un obispo hecho a su medida, como ya lo han reclamado en más ocasiones otros colectivos para la Comunidad Autónoma Vasca y Cataluña. Sin embargo, un obispo tiene que estar moldeado al Corazón de Cristo, no a las peticiones de algunos hombres. Debe ser Obispo de la Iglesia y Obispo de todos.

Firma para que el Nuncio lleve al Papa nuestra petición de Obispos para Vitoria y Barcelona respecto al Corazón de Cristo

Los nacionalistas vascos se enfadaron mucho cuando Munilla fue nombrado Obispo de San Sebastián, a pesar de que habla vascuence. Ahora, piden, una vez más, un obispo de su línea para Vitoria. Monseñor Asurmendi ya ha cumplido 75 años y es previsible que el Papa Francisco nombre un sucesor próximamente. Tal y como ocurre en Barcelona con Monseñor Sistach.

Por ello, queremos contar con tu apoyo para escribir a Monseñor Renzo Fratini, Nuncio Apostólico en España. En nuestra carta, le pediremos Prelados para las diócesis españolas de Vitoria y Barcelona:

– Que no entren en cuestiones meramente temporales.

– Que vivan la doctrina social de la Iglesia como nos ha enseñado la Conferencia Episcopal, esto es, teniendo presentes los principios de bien común, solidaridad y subsidiariedad.

– Que no importe de donde vengan sino que sean servidores de su pueblo y testigos de Cristo y de la Iglesia Católica (es decir, universal).

– Que sean Obispos de Cristo, de la Iglesia y de todos los fieles, no solo de una parte de la sociedad.

Firma. Vitoria y Barcelona necesitan obispos que representen el Buen Pastor que celebramos el cuarto domingo de Pascua.