En defensa de la vida y contra la ley de eutanasia, ante el Tribunal Constitucional.

 

Hoy martes 22 de junio, Enraizados hemos estado junto a varias asociaciones en defensa de la vida y contra la ley de eutanasia, ante el Tribunal Constitucional. Que si el alto tribunal no lo remediaserá finalmente aplicada a partir de este próximo viernes 25 de junio.

Es importante dar visibilidad a los miles de españoles que están en contra de esta ley de eutanasia. Y a los miles de profesionales médicos que han expresado su malestar por esta injusta e inhumana ley.

 

Defensa de la vida

Son muchos colectivos, no solo del personal médico, que se han manifestado en contra, como la plataforma civil ‘los7000’. Desde Enraizados seguiremos en la defensa de la vida desde el nacimiento a la muerte natural y en favor de la dignidad del ser humano.

Desde la Conferencia Episcopal Española, el secretario general, Don Luis Argüello ha declarado lo siguiente: “desgraciadamente se ha buscado la solución de evitar el sufrimiento provocando la muerte de quien sufre”. Y ha dado este dato estremecedor: “dramático que en España haya 60.000 personas cada año que mueren con sufrimiento, pudiéndose remediar con una política adecuada de cuidados paliativos”. También desde la Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI) han manifestado que es «injusta y contraria al bien común de la sociedad española».

Son muchas las razones para declarar la ley de eutanasia aprobada por las Cortes como ley inconstitucional, el principal es que atenta con el derecho a la vida, recogido en el artículo 15 de la Constitución española. Pero es que además, atenta contra otros derechos fundamentales, y es que el Estado tiene la obligación de velar por el derecho a la vida, como nos recordaba recientemente el catedrático Julio Banacloche.

Ley de la Eutanasia

Una ley que no ha seguido los cauces legales adecuados para aprobarse, al no haberse sometido al debate público ni se han tenido en cuenta la opinión de los jueces, es incompatible con la Constitución española y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, no respeta el principio de proporcionalidad jurídico (al no estar garantizado un sistema de cuidados paliativos accesible para todos); y lo que es más grave, pone a los pacientes terminales en una situación de vulnerabilidad absoluta.

Enraizados ya estuvo a las puertas del Congreso la derogación de la ley, y participaremos las veces que haga falta en todas las manifestaciones que se convoquen.