[emailpetition id=»158″]

Ya se empiezan a quitar la careta, por si alguno no lo quería ver.

La Ministra de Educación y Portavoz del Gobierno nos dice a los padres que no tenemos derecho a elegir colegio ni tenemos derecho a educar a nuestros hijos en nuestra religión.

Firma aquí para pedir que retire esas palabras y el proyecto de ley que elimina la demanda social como criterio para planificar la educación

Con nuestros hijos y nuestros niños que no se metan. No son suyos.

Es intolerable. Te invitan a un Congreso de Escuelas católicas y sin la menor educación largas que “los padres no tienen derechos”, “que la Constitución no reconoce…”. La legislatura de Frente Popular ha comenzado. Debemos parar sus ataques desde el principio.

Para ello te pido que firmes esta petición con 3 objetivos:

  1. Que la Ministra retire la ley que trata de cerrar los colegios católicos en particular y los de iniciativa social en general acabando con el criterio de elección de los padres como criterio para establecer el tipo de colegio que se quiere
  2. Que los Partidos de la Oposición, Partido Popular, VOX y Ciudadanos se comprometan a recurrir la ley ante el Constitucional en caso de que llegue a aprobarse
  3. Que los partidos que están estudiando si dar su apoyo a Sánchez le exijan respetar la educación católica y social

Con una reacción enérgica y rápida podemos parar esta amenaza a la libertad de educación.

Firma, solo te llevará un minuto y ayuda a crear una muralla contra el ataque laicista y totalitario del Frente Popular.

Debemos defender el derecho a educar a los niños conforme a las propias convicciones.

La Declaración de Derechos Humanos de la ONU, que tanto dicen defender los señores de Podemos y del PSOE, reconoce, como no puede ser de otra manera, el derecho de los padres, prioritario y anterior al estado, para elegir la educación que quieren para sus hijos.

Ayuda a tus hijos, ayuda a tus nietos.

Defiende la educación católica, la libertad de elección.

No se impone nada a nadie respetando la libre elección de los padres. Se respeta su responsabilidad y se ayuda a tener una mejor educación.