IGLESIA Y CIVILIZACIÓN

Los católicos de hoy tenemos la obligación de reivindicar las aportaciones que la Iglesia ha venido haciendo en favor del hombre y de su progreso desde sus orígenes: ninguna otra institución en la historia ha aportado tanto. Para ello es necesario que lo conozcamos y, conociéndolo, lo reivindiquemos.