En Enraizados hemos inaugurado una nueva sección sobre cultura con valores. Así, cada fin de semana, propondremos una buena película que puedes ver en familia y otras actividades como exposiciones, teatro… Toda la cultura que transmita valores. Dentro de poco podrás tener todos estos planes reunidos en nuestra página.

Cada viernes te enviaremos una proposición de película, y gracias a Paratilavida.com, podrás comprar cine con valores con un 10% de descuento por ser suscriptor de Enraizados o con un 15% de descuento por ser socio de Enraizados (puedes leer las condiciones más abajo).

Enraizados y Paratilavida te proponemos hoy:

«UN DIOS PROHIBIDO»

LA VICTORIA DEL AMOR SOBRE LA MUERTE

Basada en hechos reales, ‘Un Dios Prohibido’ cuenta el martirio que 51 miembros de la Comunidad Claretiana de Barbastro (Huesca) sufrieron a manos de milicianos revolucionarios a comienzos de la Guerra Civil. Representa las últimas semanas de sus vidas antes de ser fusilados, gracias a los escritos originales que escribieron en este tiempo, utilizados para la elaboración del guión.

En el momento a la comunidad de Misioneros Claretianos de Barbastro pertenecían 9 sacerdotes, 12 hermanos y 39 seminaristas. Entre los últimos se encontraban dos de nacionalidad argentina a los que se puso en libertad y cuyas declaraciones fueron también esenciales para conocer lo que pasó dentro de la casa de la comunidad claretiana.

Los misioneros dormían sobre el frío suelo sin mantas ni colchones encerrados en el salón del Colegio de los Es­colapios. Los carceleros les tenían prohibido rezar, aunque ellos lo hacían disimuladamente en pequeños grupos con la ayuda del cocinero, el Hermano Vall, que conseguía esconder las formas en el cesto del desayuno entre el pan y el chocolate sin que los guardias las descubriesen. Nadie podía pasar a la sala. Trini, la pallaresa (Elena Furiase) pasaba las horas intentando ver a los retenidos, en concreto a uno de los seminaristas del que se había enamorado, pero pocas eran las veces que tenía suerte.

A las que si dejaban pasar en ocasiones eran a las prostitutas con ánimo de que los seminaristas renunciasen a la religión, hecho que no afectó a los jóvenes estudiantes que se negaban a poner fin a su cometido. Algunos claretianos tuvieron la oportunidad de librarse del calvario y salir en libertad como recompensa de antiguos favores o simplemente por ser conocidos de los carceleros. Sin embargo, debido a sus principios, renunciaron a la libertad.

Los escabrosos sucesos se plasman en la gran pantalla desde un punto de vista religioso y humano en el que se pretende sobreponer, por encima de todo, la victoria del amor en detrimento de la dolorosa muerte.

Comentario:

“No os matamos porque hayáis hecho nada malo sino por lo que representáis”. Esta es la terrible frase que refleja la irracional justificación que les dieron los milicianos anarquistas a los seminaristas de Barbastro y que queda reflejada en Un Dios prohibido.

Un Dios prohibido es, sin duda, la película mejor y más emocionante que se ha hecho en nuestro país sobre martirio, sobre odio a la fe, un drama imprescindible para todos aquellos que quieran recuperar esa “memoria histórica” del sufrimiento de la Iglesia en la Guerra Civil y que nunca, hasta ahora, había sido reflejado en el cine español desde el comienzo de la democracia.

Ficha técnica

Director: Pablo Moreno

Reparto: Elena Furiase, Jacobo Muñoz, Iñigo Etayo, Jerónimo Salas, Alex Larumbe, Luis Seguí, Gabriel González, Guido Balzaretti

Duración: 133 minutos

Año: 2013

Clasificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Para comprarla en Paratilavida.com, pincha aquí.

Condiciones: 10% de descuentos para suscriptores y 15% de descuento para socios pagando contrarrembolso o transferencia bancaria. El descuento no se realiza en packs de películas. A partir de 50 euros, gastos de envío gratis.

Para comprar, escribir a german@paratilavida.com, especificando:

– Nombre y apellidos.

– Correo electrónico.

– Socio o suscriptor de Enraizados.

– Películas deseadas.

Las películas llegarán a tu domicilio por correo ordinario.