[emailpetition id=»22″]

El próximo mes de octubre, concretamente el día 13, en Tarragona, la Iglesia beatificará a cientos de mártires de la persecución religiosa en España del siglo XX.

La elección del lugar no es baladí. Tarragona ha disputado con Toledo el carácter Primado dentro de las Iglesias de España. Y lo ha hecho porque tenía títulos para ello. Por una parte la posible visita del Apóstol Pablo. Por otra y como nos recuerda la Conferencia Episcopal Española:

«La sede elegida cuenta con una gran historia de fe cristiana y martirial, pues los protomártires hispanos son el obispo de Tarragona, Fructuoso, y sus dos diáconos Augurio y Eulogio. Además, en esta ocasión 147 mártires de los que serán beatificados son de Tarragona, entre ellos el que fue Obispo Auxiliar de la diócesis, Manuel Borrás y 66 sacerdotes diocesanos».

La cifra es impresionante. Nos podemos hacer una idea si reflexionamos sobre el hecho de que esta cifra supone el 98% del clero que actualmente presta sus servicios en las Parroquias de la Diócesis de Tarragona: fue un auténtico exterminio del clero.

Tanto el Príncipe Felipe como Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno han invitado a Su Santidad a visitar nuestra tierra.

¿Qué mejor motivo que presidir la ceremonia de beatificación de los mártires del siglo XX de España?

–         Pide humildemente al Papa Francisco que considere presidir la Ceremonia de Beatificación de los Mártires de España

Seguramente serán más de 500 los mártires beatificados. El cardenal Rouco en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española que se está celebrando estos días ha afirmado:

«Si Dios quiere, publicaremos un Mensaje explicando brevemente el hondo significado de la Beatificación del Año de la fe e invitando a fieles y comunidades a participar espiritualmente en ella y, a todos los que puedan, a acercarse a Tarragona, donde celebraremos esa gran fiesta el domingo 13 de octubre próximo. «Al convocar el Año de la fe -dice el vigente Plan Pastoral- el papa recuerda que “por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio, que los había transformado y hecho capaces de llegar hasta el mayor don del amor con el perdón de sus perseguidores”. La Iglesia que peregrina en España ha sido agraciada con un gran número de estos testigos privilegiados del Señor, tan unidos a Él, que han compartido de modo muy especial su suerte, al dar la vida, unidos a su muerte salvadora. Los mártires del siglo XX en España son un estímulo muy valioso para una profesión de fe íntegra y valerosa. También son grandes intercesores. Unos mil de ellos ha sido ya canonizados o beatificados». El próximo otoño, en el lugar y fecha mencionados, serán beatificados otro buen número de mártires de casi de toda España, previsiblemente unos quinientos. Ellos son eminentes testigos de la fe. Ese acto interdiocesano será para nosotros un hito importante del Año de la fe, cuando este ya se vaya acercando a su fin».

El mismo Papa Francisco ha destacado la importancia de los mártires. Así por ejemplo al recibir en audiencia privada al presidente de la Iglesia Evangélica en Alemania, Nikolaus Schneider, a quien recordó la importancia del mensaje de unión entre cristianos, que ofrecieron los mártires al entregar su vida en defensa de la fe común, tanto al inicio del cristianismo como en las persecuciones totalitarias del siglo XX.

En los pocos días de Pontificado que lleva ya ha firmado el Decreto de Beatificación de 58 nuevos mártires españoles.  Se trata de Manuel Basulto Jiménez, obispo de Jaén, y cinco compañeros; José Máximo Moro Briz y cuatro compañeros sacerdotes de la diócesis de Ávila; Joaquín Jovaní Marín y 14 compañeros de la Sociedad de Sacerdotes Operarios Diocesanos; y el padre capuchino Andrés de Palazuelo junto con 31 compañeros.

Celebrar la victoria de estos Mártires, la mejor muestra de la esperanza cristiana, es un momento para recordar a todos los perseguidos en este siglo XXI por motivo de su fe. El mismo Papa Francisco afirma que «los cristianos son perseguidos por la fe» también en el siglo XXI, porque en «algunos países no pueden llevar la cruz: se les castiga si lo hacen» y esto hace que la Iglesia Católica actual sea «una Iglesia de mártires, de aquellos que hablan como lo hicieron Pedro y Juan» cuando afirmaron que no podían obedecer a los hombres antes que a Dios.

–         ¿Qué mejor motivo que presidir esta beatificación confirmándonos a los católicos españoles en nuestra vocación de martirio?

Tu mensaje será enviado al Papa Francisco a través de la nunciatura en España y de la Congregación para la Causa de los Santos.