conferencia episcopal tarraconense[emailpetition id=»10″]

El pasado jueves día 4 de octubre, festividad de San Francisco de Asís, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española publicaba la Declaración «Ante la crisis, solidaridad», sobre la actual situación social y económica, que afecta a tantas personas y familias. Con este texto, los obispos querían expresar, una vez más, el sentir de la Iglesia en España ante la grave situación que atravesamos.

  • Pide a los Obispos catalanes que aclaren si en su Nota bendicen moralmente la secesión y si se desmarcan de la Nota de la Conferencia Episcopal Española.

En el punto 12, los Obispos se referían a la crisis de nación y de Estado y a las peticiones de secesión que hoy vivimos al afirmar «Propuestas políticas encaminadas a la desintegración unilateral de esta unidad nos causan una gran inquietud. Por el contrario, exhortamos encarecidamente al diálogo entre todos los interlocutores políticos y sociales. Se debe preservar el bien de la unidad, al mismo tiempo que el de la rica diversidad de los pueblos de España».

Al día siguiente los Obispos de las Diócesis catalanas publicaban otra Nota, en este caso ante las próximas elecciones autonómicas en la Comunidad de Cataluña. Aunque no se refieren en ningún momento a la secesión afirman «Hoy se han manifestado nuevos retos y aspiraciones, que afectan a la forma política concreta en la que el pueblo de Cataluña debe articularse y cómo se quiere relacionar con los demás pueblos hermanos de España, en el contexto europeo actual. Como pastores de la Iglesia, no nos corresponde a nosotros optar por una determinada propuesta a estos nuevos retos, pero defendemos la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en el respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos y que busquen con paciencia la paz y la justicia. Y animamos el camino del diálogo y el entendimiento entre todas las partes interesadas para conseguir soluciones justas y estables, que fomenten la solidaridad y la fraternidad. El futuro de la sociedad catalana está íntimamente vinculado a su capacidad para integrar la diversidad que la configura».

Estas palabras han sido interpretadas mayoritariamente por los medios de comunicación como un apoyo a la secesión y un distanciamiento estudiado respecto a la Nota de la Conferencia Episcopal Española aprobada por los mismos Obispos catalanes presentes en ella. Dada la perplejidad que esta situación origina a los fieles:

Pide a los Obispos catalanes que aclaren si en su Nota bendicen moralmente la secesión y si se desmarcan de la Nota de la Conferencia Episcopal Española.

Haciendo uso del Canon 212 § 3 y 212 $ 2 del Código de Derecho Canónico por el cual los fieles tienen el deber de manifestar a sus Pastores su “opinión sobre aquello que pertenece al bien de la Iglesia” y sus “necesidades, principalmente las espirituales” y con el objeto de cumplir debidamente el Canon 212 § 1 por el que deben “seguir, por obediencia cristiana, todo aquello que los Pastores sagrados, en cuanto representantes de Cristo, declaran como maestros de la fe o establecen como rectores de la Iglesia”, te pedimos que te dirijas a ellos pidiéndoles la clarificación de una Nota que como mínimo hay que calificar de ambigua.

Los Obispos de las Diócesis de Cataluña no pueden vivir alejados de la realidad y son conscientes de cómo se ha entendido su Nota en los medios de comunicación, en los cuales, casi por unanimidad, se ha concluido que la misma tiene como fin defender la legitimidad moral de la secesión en el ser y momentos actuales de Cataluña y del resto de España y desmarcarse de la Nota emitida por la Conferencia Episcopal Española un día antes.

  • Por ello pide a los Obispos de las Diócesis catalanas que emitan una interpretación auténtica, esto es, hecha por ellos mismos, explicitando claramente lo que querían decir.

Puedes consultar en este enlace la interpretación mayoritaria que han hecho los medios sobre la Nota y en consecuencia la que ha llegado a la mayoría de fieles católicos

Enviamos la carta a todos los Obispos de las Diócesis catalanas con copia a la Conferencia Episcopal Española y a la Nunciatura en España.