A la asociación Gay Statale de la Universidad de Milán se le ha ocurrido un festival cinematográfico sobre homosexualidad y religión con un cartel en el que aparece el Papa Emérito Benedicto XVI maquillado. A ellos les puede haber hecho mucha gracia la idea, pero es una ofensa contra el anterior Papa y contra los católicos de todo el mundo.

La asociación de estudiantes ha decidido utilizar el photoshop para provocar, y parece que muchos creen que la mejor forma de provocar es reírse de la Iglesia Católica, en este caso del anterior Papa. Mofarse de los cristianos parece que nunca tiene repercusiones, así que, con este cartel, consiguen publicidad gratuita sin consecuencias legales.