marcha1aa1

Las noticias que comento en esta ocasión son de esas que todos conocemos y que entre poco y ningún caso hacemos.

¡Estamos tan acostumbrados que ni nos paramos a leerlas!

Otro secuestro, otro cristiano desparecido, otra mujer secuestrada, otro ataque de alguno de los muchos grupos dedicados a odiar a cualquiera que se encuentren.

En ambos casos, en mi opinión, hay dos aspectos en común:

  • Odio al cristianismo
  • Y la fuerza increible de una mujer

En el primero de los casos el odio irracional de un grupo de ‘asesinos’ (igual es políticamente incorrecto) a los cristianos.

En el segundo de ellos la existencia de una serie de leyes que mantinen la injusticia y la marginación de los cristianos en su propia tierra.

En ambos las protagonistas, contra su propia voluntad, dos mujeres con una fuerza que a cualquiera nos asombra.

Dos mujeres con una increible fe.

Creo que pocas personas lo podrían soportar.

¡Yo no lo podría soportar!

Rebeca que fue secuestrada por Boko Haram y nunca perdio su fe ni su esperanza.

Asia Bibi que no pierde su fe aunque “la seguimos manteniendo” encarcelada y olvidada en una prisión de Pakistán en aplicación de una ley obsoleta y discriminatoria que ataca a los cristianos solo por serlos.

¡Sí, no me he equivocado, he puesto “la seguimos manteniendo”!

¿Qué hace occidente ante estos casos?

Cuando se produjo el secuestro de las niñas de Chibok por Boko Haram, ¿qué hizo occidente?

“Con el secuestro de las niñas de Chibok, se popularizó el lema «Traigan de vuelta a nuestras niñas», con Michelle Obama y personalidades pidiendo en redes sociales y televisión que liberara a las estudiantes…”.

¡Autopropaganda lanzando bonitas y vacías palabras!

¿De los miles de refugiados que se reciben en Europa, también en España, no hay un sitio para dos cristianas como son Rebeca y Asia Bibi?

¿Nuestra diplomacia no puede hacer nada en un pais “amigo” cómo es Pakistán?

¿Dónde están los numerosos grupos que luchan por las mujeres?

¡No se, yo no lo entiendo!

¿Ustedes lo entienden?

Vicente Medina