mani España_7oct2017Como no podía ser menos, la Asociación Enraizados participó en las concentraciones en defensa de la unidad de España.

¡Creo que era lo esperable!

Porque es un derecho y un deber de todos los españoles defender nuestra nación.

Nación que, por historia, por importancia presente y por futuro se merece que la defendamos.

¡Cada uno en sus posibilidades!

Nosotros, con la adhesión de Enraizados a la concentración y con nuestra humilde presencia.

¡Buuuufff!… muy serio me he puesto.

Para que tengáis mayor detalle de lo dicho en Colón aquí os dejo los siguientes enlaces. Si accedéis a ellos os haréis una mejor idea de lo allí ocurrido:

Multitudinaria manifestación contra los golpistas y la inacción del PP

En defensa de España, un paso adelante. El discurso de José Javier Esparza en la manifestación

Discurso de Javier Barraycoa en la Manifestación por la unidad de España en la plaza de Colón

Discurso de Santiago Abascal ante 250.000 personas en Colón (7 de octubre de 2017)

No he localizado el discurso de Francisco Caja de Convivencia Cívico Catalana, ¡lo siento!

Por mi parte, prefiero centrarme en una visión más ‘humana de asistente ocasional a una manifestación’.

Si no recuerdo mal, no iba a una concentración similar desde la ya triste del “11M” en Madrid, ni más ni menos triste que la más reciente del pasado “17A” en Barcelona.

Estamos acostumbrados a que en las noticias y en las redes sociales se crucen informaciones y ‘contra-informaciones’, unas limpiando y otras ensuciando, unas de un signo y otras de otro.

Y la ya ‘tradicional’ lucha de las banderas.

Por mi parte, lo que si vi fue mucha bandera española, alguna navarra, castellanoleonesas… y bastantes catalanas.

Me preocupaba que solo fuesen ‘personas maduras’. Pero no, había mucho joven de ambos sexos cantandando, saltando, bailando y riendo.

No vi imágenes tristes, serias, enfadadas, ni insultos…

¡Bueno! Alguno a Puigdemont y compañía si hubo, pero…

¡Solo por esta vez!

¿Los podemos perdonar?

Parejas bailando al ritmo del ¡Que Viva España! de Manolo Escobar dentro de la fuente de Colón.

¡Solo por esta ‘otra’ vez!

¿Lo podemos perdonar?

El calor era importante en Madrid, sobre todo el día de Colón.

No fui testigo de la imagen ‘dramática’ que algunos tratan de dar de las dos concentraciones que se han producido ‘hasta el momento’ en Madrid.

Había muchas familias.

Muchos hijos con sus padres y abuelos.

Aunque, evidentemente, no es una situación agradable para ninguno de nosotros tener que salir por estos motivos a la calle.

¡Esperemos que no tengan que repetirse!

Sería mala señal para todos que los ciudadanos ‘silenciosos’, como ahora se nos viene llamando, tengamos que salir a defender nuestros derechos.

La tensión podría ir en aumento y llegar a producirse algún hecho desagradable que nadie desea, tanto si es accidental como provocado.

Pero no puedo dejar de recordar que se vivió un sentimiento que creía ya olvidado.

¡Sentimiento que me resultó muy agradable recuperar!

Vicente Medina