• isabel solá 2Enraizados está recogiendo firmas a tal efecto en su página web
  • José Castro, presidente de Enraizados: “La dedicación de Isabel Solá hacia los demás merece un homenaje en su tierra, Barcelona. Ella es un ejemplo para todos”

La Asociación Enraizados está pidiendo, a través de una recogida de firmas en su página web, que el Ayuntamiento de Barcelona dedique una calle a Isabel Solá, la religiosa asesinada en Haití la pasada semana.

La misionera de la Congregación Jesús María, barcelonesa de 51 años, murió en Puerto Príncipe mientras conducía; querían robarla. Solá había pasado 18 años en Guinea Ecuatorial y llevaba 8 en Haití, donde la apodaban “la monja de los pies” por haber creado un taller de prótesis tras el terremoto.

“La dedicación de Isabel Solá hacia los demás merece un homenaje en su tierra, Barcelona, y por ello pedimos a la Alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que le dedique una calle”, declara José Castro  Velarde, presidente de Enraizados. “Ella es un ejemplo para todos por su generosidad y entrega”, afirma Castro.

“Isabel dedicó su vida a Cristo a través de los más necesitados, como Santa Teresa de Calcuta, canonizada este domingo”, remarca el presidente de Enraizados. “Esta religiosa no abandonó Haití después del terremoto, como habría sido la lógica humana. Pero la fuerza de Isabel se ve que venía de Dios”, explica Castro.

Isabel Solá había manifestado: “Pensareis que cómo puedo seguir viviendo en Haití, entre tanta pobreza y miseria, entre terremotos, huracanes, inundaciones y cólera. Lo único que podría decir es que Haití es ahora el único lugar donde puedo estar y curar mi corazón. Haití es mi casa, mi familia, mi trabajo, mi sufrimiento y mi alegría, y mi lugar de encuentro con Dios”.

“Ese desprendimiento que mostró Solá es un ejemplo para nosotros, sus compatriotas. Es por ello que pensamos que debe tener una calle o algún tipo de reconocimiento en su ciudad natal”, concluye Castro.

 

Puedes ver la petición de firmas aquí.