carmena

  • José Castro Velarde, presidente de Enraizados, espera que Carmena les reciba para presentarle este proyecto
  • La Asociación Enraizados se alegra de que el Ayuntamiento de Madrid haya aclarado que todavía no está en marcha el plan de quitar nombres de calles

José Castro Velarde, presidente de la Asociación Enraizados, ha pedido a Manuela Carmena, Alcaldesa de Madrid, una reunión para poder pedirle personalmente que ponga a las calles de la capital los nombres de los mártires de la persecución religiosa del siglo XX que murieron en Madrid.

Enraizados le mandó la semana pasada un listado de estos mártires con la fecha de su martirio y, en algunos casos, el lugar exacto donde fueron asesinados, además de la orden a la que pertenecían. Así, podría poner calles a mártires individuales, por ejemplo a San Pedro Poveda, o colectivamente, como “Mártires de las Hijas de la Caridad”, “Mártires salesianos”, “Mártires maristas”, “Mártires capuchinos” o “Mártires dominicos”, así como ya existen en Madrid la calle Mártires Concepcionistas o la calle Mártires de Paracuellos.

Enraizados celebra que el Ayuntamiento de Madrid, a través de su página web “Madrid Versión Original”, haya aclarado que el plan de cambiar las calles que, según Ahora Madrid, tengan “nombres franquistas” no sea una prioridad.

José Castro Velarde recuerda que “Enraizados le pide que ponga los nombres de los mártires a calles nuevas; no a las ya existentes. La señora Carmena no puede falsear la historia. Los personajes que dan nombre a las calles forman parte de la historia de España, con sus luces y sus sombras. Y es una Historia que no hay que reescribir, sino conocer para repetir sus logros y evitar sus errores. Y esto es lo que queremos explicarle a Carmena en la reunión”.

“Poner calles a los mártires de la persecución religiosa que murieron en Madrid mostraría que el espíritu del gobierno de Carmena no es revanchista sino tolerante y respetuoso con la historia, ya que los mártires murieron a manos de los que odiaban la fe católica y por buscar la paz y la justicia. Muchos se dedicaban a los más pobres y necesitados, por lo que son un ejemplo de solidaridad para las personas de nuestro siglo”, concluye Castro Velarde.