• Ante la imposibilidad de comunicarse con el ayuntamiento, Enraizados ha presentado las firmas ante el registro municipal
  • “La obstinación solo contribuye a hacer más daño a quienes se sintieron ofendidos por el escándalo”, afirma el presidente de Enraizados.

El Ayuntamiento de Las Palmas continúa amparando con su silencio el escándalo de la drag queen blasfema que tuvo lugar durante los carnavales de 2017. Pese a que la Asociación Enraizados ha tratado de ponerse en contacto por diversas vías con los responsables del municipio, no solo no se han producido dimisiones, sino que se niegan a dar cualquier tipo de explicación.

A través de la plataforma Change, la petición de la Asociación Enraizados para exigir a los altos cargos políticos la asunción de responsabilidades alcanza en el momento de remitirse este comunicado el apoyo de 46.141 ciudadanos. Además, ante la imposibilidad de comunicarse con el ayuntamiento, Enraizados ha presentado las firmas este jueves, 23 de marzo, en el registro municipal.

Por ello, Enraizados exige a los responsables públicos del Ayuntamiento de Las Palmas que aclaren los motivos que les llevan a apoyar un espectáculo que ofende los sentimientos religiosos de millones de personas o, en caso contrario, que asuman el error y presenten su dimisión.

“El Ayuntamiento de Las Palmas está perdiendo una gran oportunidad para demostrar a sus ciudadanos que sabe rectificar cuando se equivoca”, afirma el presidente de Enraizados, José Castro Velarde, para quien “la obstinación solo contribuye a hacer más daño a quienes se sintieron ofendidos por el escándalo”.

A juicio de Castro Velarde, los altos cargos municipales deberían tener en cuenta que los ciudadanos “toman nota de este tipo de ofensas, que afectan a sentimientos muy profundos” y las tienen en cuenta a la hora de decidir su voto.

registro