[emailpetition id=»156″]

El Partido Socialista, a través de la Vicepresidenta Calvo, ha mandado una Carta a, Prior del Valle de los Caídos donde le da un plazo de cinco días para que les deje entrar en la Basílica.

Es un plazo inventado y caprichoso. Lo que quieren es violar la inviolabilidad de un Templo católico.

El Tribunal Supremo presionó al Prior, ¡interpretando en una sentencia la voluntad de la Comunidad del Valle! ¿Quiénes son los jueces para interpretar la voluntad de nadie?

Los jueces del Supremo, en su sorprendente sentencia, no tienen más remedio que reconocer que es necesario el permiso del Prior para entrar en el Templo, pero pretenden interpretar la voluntad de éste, con objeto de presionarle indebidamente.

Firma mostrando tu apoyo a este testigo valiente.

También le presionan, al parecer, desde dentro de la Iglesia. El Gobierno ha mandado copia de su carta a distintos Obispos.

Pide además a la Iglesia Jerárquica la misma fortaleza que demostraron sus mártires durante la persecución religiosa de la II República y la Guerra Civil (1931-1939)

Nuestros mayores nos ofrecieron, ante los fusiles, un testimonio de entereza: supieron morir gritando Viva Cristo Rey.

Ahora quieren solamente violentar un Templo católico, para sacar los restos de un católico, enterrado allí por decisión del Jefe de Estado que le sucedió y la conformidad de la Iglesia.

¿Vamos a dejarles? Pide aquí a la Iglesia que no permita este atropello.

La Sentencia del Tribunal Supremo reconoce que es necesaria la autorización del Prior para llevar acabo la exhumación.

¿Será nuestra jerarquía fiel a los derechos de un difunto a descansar en paz? ¿Dejarán que entren para que se lleven los restos de un abuelo en contra de la decisión de sus nietos?

Pide a nuestros Obispos y autoridades religiosas que actúen con la caridad de los mártires y la fortaleza de los testigos de Cristo.

Indícales que no entenderías que cedieran la inviolabilidad de un Templo.

No hay nada que negociar. Es verdad que les supondrá un esfuerzo pero la Iglesia debe ser fiel a la verdad.

¿Quién está autorizado a decir donde debemos enterrar a nuestros muertos?

Apoya al Prior y a la Iglesia ante la injerencia de los Tribunales y del Gobierno. ¿Quién es el Supremo para indicar si la voluntad del Prior es una u otra? ¿Qué oscuros intereses y pactos hay bajo esta Sentencia?

Debemos defender la libertad de la Iglesia para disponer de la entrada en sus templos.

¿Volveremos a ver una iglesia profanada?

Defiéndela firmando aquí.

La misma sentencia del Supremo indica que:
1. El Valle de los Caídos se regirá estrictamente por las normas aplicables con carácter general a los lugares de culto y a los cementerios públicos.
2. El gobierno debe negociar con la Iglesia “la oportuna autorización”
3. Varios miembros de la comisión de memoria histórica reconocieron que:
(i) “resultaría hoy impropia en nuestro contexto europeo y occidental presente, donde no se ha dado nada semejante”, la “exhumación y traslado de los restos de un jefe de Estado, por incompatibilidad con su régimen político”;
(ii) la resignificación del monumento no requiere esa exhumación;
(iii) la intervención en la Basílica “exige negociación con la autoridad eclesiástica y la autorización de la misma”;
(iv) “la exhumación y correspondiente traslado, es, al menos hoy, inoportuna y contribuiría a dividir y radicalizar la opinión pública”.

Pide a nuestra jerarquía que no sea cómplice de estos errores señalados por los expertos, y muestra tu solidaridad a la perseguida Comunidad del Valle, a quienes tratan de asfixiar, negándoles la ayuda económica que Patrimonio Nacional les entregaba anualmente.

La Sentencia del Supremo reconoce la inviolabilidad del Templo. La jerarquía, si da su consentimiento, que es necesario, será cómplice de lo que pase. Y nosotros no lo entenderemos.

Tu firma llegará al Nuncio, a Monseñor Osoro, a la Conferencia Episcopal y al Prior y Comunidad del Valle de los Caídos.