La Basílica de la Santa Casa, en el municipio italiano de Loreto, se construyó alrededor de la casa de la Anunciación, es decir, donde según la tradición el Arcángel Gabriel anunció a María que concebiría en su seno virginal al Hijo de Dios, y donde después vivió la Sagrada Familia, en Nazaret, a su vuelta de Egipto.


Así fue el trasladada de la Santa Casa desde Nazaret hasta Loreto:

Primer viaje: en la época de las Cruzadas, ante el avance de las tropas del Islam y temiendo los cristianos que acabaran por destruirla, un miembro de la poderosa familia Angeli (gobernadores de Epiro) sufragó los gastos de su traslado lo que hoy es Croacia. Era el año 1291.

Segundo viaje: dos años después, fue llevada a Ancona (Italia), y el 10 de diciembre de 1294 culminó su periplo llegando a Loreto. Según la creencia popular, estos dos traslados fueron realizados por ángeles, pues no existe constancia de los hayan realizado hombre, ni medios materiales para ello. Por eso, Nuestra Señora de Loreto es la Patrona de los aviadores.

Además, existen estudios científicos que acreditan los siguientes extremos:

  • Es imposible que la edificación actual de la Santa Casa sea obra de humanos, ya que en su actual emplazamiento parte de las paredes están apoyadas sobre una colina, lo cual hace imposible la reconstrucción.
  • En las paredes no se encontraron rastros de argamasa del siglo XIII, sino que se constató, por el contrario, que es original del siglo I.

Las letanías que rezamos al final del rosario las llamamos lauretanas, es decir de Loreto, ya que fueron escritas en su honor.

Alrededor de la casita de Nazaret se erigió durante el Renacimiento una espléndida basílica, diseñada por Bramante, el mismo a quien el Papa Julio II encargó proyectar la Basílica de San Pedro.

Yo he estado una única vez y me gustaría volver.

Julio Íñiguez Estremiana