artur masLa Fundación de Escuelas Cristianas de Cataluña cede una veintena de colegios en Barcelona para el referéndum suspendido.
El director de la Fundación, el jesuita Enric Puig, quien fuera director general de Juventud de la Generalidad en el primer gobierno de Jordi Pujol, y el presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña, el claretiano de Zarza Capilla (Badajoz) Màxim Muñoz, son los artífices de que la Generalidad pueda disponer de más de veinte «colegios electorales» en Barcelona para completar su por segunda vez suspendido referéndum.
Según una información exclusiva del blog religioso germinansgerminabit.org, la citada fundación, que agrupa al 60% de las escuelas privadas de Cataluña, ha cedido las instalaciones docentes sin comunicárselo a las AMPAS y a los Consejos Escolares, en el más absoluto secreto. Los principales centros religiosos de la capital catalana estarán abiertos el 9-N, desde Maristas a Escolapios, de Jesuitas a Corazonistas, La Salle de Bonanova y la de Gracia y hasta una escuela parroquial, la de San José Oriol, «cuyo párroco -destaca el texto- es el delegado episcopal de Catequesis Mn. Enric Termes».
La información de germinansgerminabit.org sugiere que no es previsible que la admisión a trámite por unanimidad del Tribunal Constitucional del recurso contra el referéndum vaya a arredrar a los religiosos responsables de los centros, muchos de ellos afiliados a «Cristians pel Dret a Decidir», una de las múltiples entidades surgidas al calor del separatismo institucional. «La elección de estos centros se ha realizado con el máximo secretismo (…) Sin embargo, los directores y titulares de esos centros así como los responsables de esas órdenes religiosas no han tenido el menor rubor en amparar una ilegalidad». Y añade: «La participación de colegios religiosos en la consulta del 9-N resulta un auténtico motivo de escándalo. En primer lugar, por cometer una flagrante ilegalidad y en segundo lugar, por tomar partido unilateralmente por la vía independentista, apartándose del deber de neutralidad que se supone a un centro de enseñanza, mayormente si es un centro religioso. Ni legalidad ni neutralidad (…) Con el desprecio absoluto, además, a todos aquellos padres que se oponen a su celebración».
El blog aporta el listado de colegios privados que abrirán sus puertas a lo que califica de «manifestación independentista».