[emailpetition id=»176″]

Hoy todos los españoles, también los de “fase 0”, o fase 0,5, porque ya ni sabemos, podemos volver a celebrar la Eucaristía.

Gracias a la presión ciudadana, se ha conseguido desbloquear la situación, pero aún es necesario defender la libertad religiosa frente a decisiones arbitrarias.

Los cristianos volvemos a estar en el punto de mira de este gobierno que está empeñado en acabar con nuestra cultura, raíces y fe cristiana.

El gobierno nos dice cómo tenemos que celebrar la Eucaristía y no la Iglesia.

Firma para impedirlo.

La Iglesia católica está cumpliendo la Ley y está poniendo todo de su parte para adoptar las medidas sanitarias necesarias. Sin embargo, ya los católicos estamos cansados de ver cómo se nos quiere apartar de la sociedad.

¿Acabaremos como los primeros cristianos escondidos en las catacumbas?

Resulta que es el gobierno nos pide que las celebraciones duren lo menos posible, además de marcar que:

  • No se permitirá el uso del agua bendita.
  • No se podrán repartir libros, objetos o folletos.
  • No se podrá tocar o besar ningún objeto de devoción.

Los creyentes hemos dado muestras de respeto cívico y sabemos guardar las medidas de prevención. ¡Basta ya de paternalismos por parte del gobierno!

Es la Iglesia Católica la responsable de las medidas dentro de los lugares de culto.

¡Defiende tu fe! Firma.

Además, las celebraciones religiosas están discriminadas, en las órdenes del gobierno, con respecto a, por ejemplo, los actos culturales:

  • No podemos celebrar misas u otros actos en el exterior de las iglesias.

Pero sí puede haber espectáculos al aire libre.

  • No puede haber coro.

Pero en un escenario puede haber varios artistas a la vez.

Se permiten reuniones de amigos en terrazas o conciertos al aire libre, pero imponen, nuevamente, censura a las celebraciones religiosas.

Firma para defender la libertad religiosa en esta nueva intromisión del gobierno.

(En este artículo explica Luis Zayas explica muy bien por qué y en qué el gobierno está coartando la libertad religiosa)