Pie BebeA finales de marzo, comenzamos una petición por la que pedíamos que se investigara un caso en Cantabria en el que una mujer había muerto tras practicarle un aborto.

Algo de esperanza se abre sobre este caso: Nos ha llegado una carta de la Fiscalía de Cantabria: han abierto diligencias de investigación penal. Ya es un primer paso. La Fiscal superior afirma que quiere “esclarecer los hechos”.

Exigimos a la Consejería de Salud cántabra la transparencia debida en este caso alarmante. Además, lo denunciamos ante la Fiscalía, que es quien ahora nos ha contestado.

La noticia del fallecimiento de una mujer de 32 años que acababa de someterse a un aborto en la Clínica Los Lagos, ubicada en Santa Cruz de Bezana (Cantabria), nos consternó.

Los hechos obligan a cuestionarse muchos mitos acerca de la tragedia que cada día se produce en España y que, por sí sola, es la causa de la muerte de cerca de 100.000 personas.

En primer lugar, se ha esgrimido que la legalización del aborto evita los riesgos para las mujeres, mientras que este desgraciado episodio demuestra que el peligro para la vida de la madre es una realidad que no se debe ocultar o despreciar.

En segundo lugar, existe un déficit de información acerca de las consecuencias físicas y psicológicas del aborto. La sociedad, y de manera particular las mujeres que piensan abortar, merecen saber la verdad acerca de las enfermedades producidas en las semanas posteriores como consecuencia, así como del síndrome postaborto. En este sentido, la Sanidad Pública debería, además, hacer un seguimiento exhaustivo del estado de salud de la mujer en las semanas posteriores al aborto.

Es por todo ello que denunciamos el caso ante la Fiscalía y exigimos transparencia a la Concejalía de Salud de Cantabria.

Los ciudadanos tenemos derecho a saber cuáles fueron las causas del fallecimiento de la mujer, cuántos casos similares se han producido y cuáles son los riesgos para la salud de las mujeres que se sometan a un aborto.