La policía de Nueva Delhi cargó con palos (lo que allí se llama ‘lathi-charge’) y cañones de agua contra los manifestantes que participaban en una protesta por los derechos de los dalit (los llamados paria o intocables) cristianos y msulmanes. Hay varios heridos y han sido detenidos el Arzobispo de Delhi, Monseñor Anil Couto; el Secretario General de ‘All Christian Council’, el católico John Dayal; el obispo anglicano Alwan Masih; el obispo protestante Roger Gaitwad y el líder evangélico Vijayesh Lal, aunque ya están en libertad.

Los manifestantes llegaron a la zona de Jantar Mantar y se dirigían pacíficamente hacia el Parlamento de la India para pedir ser recibidos por los parlamentarios, reunidos en asamblea, cuando la Policía cargó contra ellos con violencia.

La marcha pedía la derogación del Decreto Presidencial de 1950 que legaliza la discriminación contra cristianos y musulmanes de origen dalit. En la India hay unos 24 millones de dalit, de los que unos 17 millones son cristianos de distintas iglesias.


El Cardenal Gracias, de Mumbai, ha declarado que «el uso de la violencia contra los sacerdotes y religiosos es una vergüenza para la India. Nunca podrá desarrollarse una sociedad cuando parte de ella es objeto de discriminación a causa de su religión».

Por su parte, la Policía ha declarado -contra la evidencia fotográfica- que no usó la violencia y que actuó porque los manifestantes «habían bloqueado partes de Ashoka Road llevando a una situación de tráfico caótico». Los detenidos fueron llevados a la comisaría de Parliament Street y liberados al cabo de unas horas.

Es la primera vez desde hace 16 años que obispos y otros líderes religiosos son arrestados por haber abrazado la causa de los dalits. En 1997 el ya fallecido Monseñor Alan de Lastic, Arzobispo de Delhi, fue detenido junto con otros obispos.

(Fuentes: Religión en Libertad /Asia News)