real madrid[emailpetition id=»55″]

El Real Madrid utiliza un escudo diferente según donde esté. Si está en Europa, la corona tiene una cruz; si viaja a Emiratos Árabes, la corona prescinde de la cruz. Es decir, pesa más el dinero que la historia del club. Así, en las tarjetas bancarias del Banco de Abu Dabi, con el que el Real Madrid ha firmado un acuerdo por tres temporadas, aparecerá el emblema del equipo, pero descafeinado, sin cruz. Firma para que Florentino Pérez rectifique ante sus socios de Emiratos Árabes.

Hace dos años y medio, el club blanco tuvo la misma brillante idea a la hora de construir el Real Madrid Resort Island en Emiratos Árabes, y desde Enraizados ya pedimos que rectificara. Ahora se lo volvemos a pedir. En una época en la que los cristianos son perseguidos en muchos países de Asia y África, Florentino Pérez decide prescindir de la cruz, no vaya a ser que se quede sin el millonario contrato.

Con esta decisión, el Real Madrid ha dado además la espalda a los 800.000 cristianos que viven en el país, el 12,6% de la población, según el Informe sobre Libertad Religiosa en el Mundo de 2014 publicado por Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Firma para que el Real Madrid no quite la cruz en su escudo en Emiratos Árabes

Esta semana, el Papa Francisco, ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo, recordaba las “raíces religiosas” de Europa. Sin embargo, los europeos olvidamos esa historia de la que deberíamos sentirnos orgullosos. Así le pasa en este caso al Real Madrid de Florentino Pérez, uno de los equipos más importantes de Europa y del mundo y ganador de la última edición de la Champions League, el trofeo más importante del Viejo Continente.

El Rey Alfonso XIII concedió al Madrid, en 1920, el título de “Real”, y de esa forma la corona real se incluyó en el escudo. Menos de un siglo le ha durado al Real Madrid la corona con la cruz. Por esta regla de tres que Florentino Pérez pretende introducir, si el Real Madrid firmara un contrato en una República, debería quitarse el título “Real”.

Te proponemos la siguiente carta: