Tras el envío de nuestra petición, al Excelentísimo y Reverendísimo Cardenal Don Juan José Omella, hemos recibido su respuesta, agradeciéndonos nuestra iniciativa y preocupación.

En su atenta respuesta el Cardenal señala que la Federación quiso apartar a las escuelas de una «problemática jurídico-legal cuya resolución corresponde a la Consejería de Enseñanza de la Generalitat»

Esperamos que el Cardenal comprenda que la Federación debe cumplir una ley justa y ayude a la misma a hacerlo, respetando el derecho de las familias. 

Gracias a todas las personas que han apoyado esta petición y hacen posible el cambio.

La Fundación Escuela Cristiana de Cataluña, hace tan sólo unos días, instruía a los colegios para que eviten responder a las familias que exijan el cumplimiento de la sentencia de dar, al menos, un 25% de las clases en castellano, en un claro intento de evitar que se cumpla la ley.

El Patronato de esta fundación está presidido por el Cardenal Omella, presidente, a su vez, de la Conferencia Episcopal Española.

Desde Enraizados exigimos al Cardenal Omella que, no sólo haga rectificar a su Fundación retirando esa circular sino que también, aconseje a todos los colegios de Cataluña para que cumplan la ley

Esta firma ya está cerrada. Gracias a vuestro apoyo se han recopilado un total de [signaturecount id=»225″] firmas.

Muchas familias en Cataluña se sienten desprotegidas, sometidas a las imposiciones del gobierno nacionalista. La Iglesia no puede posicionarse a favor de una parte de la sociedad, ignorando a la otra.

La Iglesia debe acoger a todos, preferentemente a los más necesitados, como en este caso son las familias españolas que sufren porque sus derechos fundamentales se ven pisoteados.

Desde Enraizados exigimos al Cardenal Omella, como pastor de la Iglesia en Cataluña, que vele por los derechos de todos los catalanes

Hace unos días pudimos constatar la connivencia del Partido Socialista con los nacionalistas catalanes, buscando atajos para esquivar la ley y evitar que se cumpla la sentencia de impartir al menos un 25% de las clases en español.

Es un escándalo que el mismo Gobierno de España, a través de su partido político, promueva actuaciones como esta. Es un escándalo y una prueba más de su falta de escrúpulos y su desprecio por la democracia.

Desde Enraizados pedimos al Cardenal Omella que sea sensible al sufrimiento de estas familias: sólo pretenden que se cumpla la ley; se sienten desamparados ante los poderes públicos.

Le pedimos que como Presidente de la Conferencia Episcopal Española, denuncie este atropello del Gobierno de España y del de la Generalidad ya que atenta contra los derechos fundamentales de los catalanes y de todos los españoles.

Como católicos no podemos permanecer en silencio ante estas situaciones, en las que los poderes públicos pisotean los derechos más básicos de sus ciudadanos.

Pedimos a la jerarquía de la Iglesia, que no tome partido por una posición u otra en cuestiones políticas, que no se mezcle lo divino con lo humano y que, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, nos ilumine para que nuestra sociedad sea más justa y todos podamos vivir en paz, en una verdadera cultura del amor, respetando nuestra diversidad y nuestras creencias.

Por ello, desde Enraizados, nos dirigimos al Cardenal Omella y le pedimos que sea el pastor de todos y vele por nuestros derechos

Le pedimos que proteja a familias más débiles de Cataluña:

Las no nacionalistas