Desde la Asociación Enraizados te deseamos unas felices Pascuas de Resurrección!

¡Esperamos que hayas vivido esta Semana Santa con mucha alegría!

La Pascua de Resurrección es la fecha más importante no solo para los católicos sino para la humanidad entera. Es el momento en que se vence la muerte y se abren las puertas del cielo, invitando a todos por igual a gozar de la vida eterna. Es, por lo tanto, la ocasión de nuestro mayor gozo.

See “What is the most important information I should know about Edluar? Lenalidomide, pomalidomide and thalidomide all have a boxed warning* for severe and life-threatening birth defects. The ability to introduce desired mutations into infectious virus by reverse genetics provides a method for identifying and designing highly defined attenuating mutations Cialis Generisk online. Frova is used to treat migraine headaches.

Desde el Miércoles de Ceniza, llevamos cuarenta días viviendo la cuaresma, preparándonos para el momento en que Cristo muere y resucita. Al contemplar este tiempo de cuaresma que ha llegado a su fin, te invitamos desde Enraizados a reflexionar sobre los siguientes puntos:

·        Dios siempre cumple sus promesas, prometió vencer a la muerte y resucitar para abrirnos las puertas del cielo. Cumplió, invitándonos a confiar en Él y mostrarnos que para Él nada es imposible.

 

·        Debemos aceptar la voluntad de Dios, aunque cueste, puesto que nos abre el camino al cielo. Y al igual que Dios Padre acompañó a su hijo Jesucristo en el dolor, también nos acompaña en todo momento.

 

·        ¡Nunca debemos perder la esperanza!, como nos recuerda San Juan Pablo II en el vídeo que os compartimos. Después del dolor, siempre viene un momento de gozo. Vive siempre sin miedo, sabiendo que Dios está a tu lado, llevándote a buen puerto.

 

¡Felices Pascuas! ¡Que Dios te bendiga a ti y a tus seres queridos!

Enraizados siendo fiel a su lema de ser “una voz católica en la luz pública,” ha dedicado su campaña de Cuaresma invitando a los gobernantes a mejorar, a vivir con integridad tanto su vida pública como privada. Si conseguimos que todos mejoremos en nuestra disposición para estar al servicio del prójimo, y vivamos con esperanza, estamos un paso más cerca de construir una sociedad más justa, en base al bien común.