fernando de alarcón expediciónEn el siglo XVI, ocurrieron una serie de grandes exploraciones que abrieron a los europeos el conocimiento de lo que contenía el globo terráqueo. Desde antiguo se sabía que la tierra era redonda y se conocía su tamaño, pero se desconocía que había en su superficie. Tan solo se conocía Europa, el norte y la costa de África y parte de Asia. Fueron gracias a los viajes de exploración de los españoles que se rellenó gran parte de los espacios “Terra incógnita” que ocupaban la mayor parte de los mapas de la época.

A Fernando de Alarcón le tocó participar en una de estas epopeyas. El plan, como casi todos los que se plantearon en aquella época, tenía un punto de locura. Con los escasos conocimientos que se tenían entonces, se planteó lanzar una doble expedición. La principal era terrestre y de la cual puede que hablemos en otra ocasión, cuya misión era la de descubrir el mítico reino de Cíbola y estaba comandada por Vázquez Coronado. Esta expedición debía ser apoyada por otra marítima que tenía que enlazar con ellos y suministrar los equipos más difíciles de transportar por tierra. Todo ello con solo unos vagos conocimientos de la costa norte de México, de la península de California y utilizando unos preliminares informes de una expedición marítima anterior que anunciaban el descubrimiento de la desembocadura de un río importante al final del golfo de México.

Alarcón consiguió llegar a la desembocadura del río Colorado, pero se encontró con que este era imposible de remontar con sus naves. No se arredró ante la dificultad, armó dos pequeños botes y arrastró contracorriente las embarcaciones hasta la desembocadura del rio Gila. Un paseíto de alrededor de 300 km. Ahí decidió que había hecho bastante, dejó una nota dentro de un recipiente cerrado bajo una gran cruz de madera y se volvió hacia el punto de partida. Se le considera como el primer europeo que pisó tierra de California. Todo ello en 1540.

No se conserva el relato oficial de su aventura y todo el periplo se conoce gracias a una larga carta que escribió como informe preliminar enviado al virrey Mendoza, que era quien financiaba parcialmente la expedición. Sin embargo, tenemos pruebas de que su hazaña fue real. Coronado había dejado en Ures (Sonora) al sargento Melchor Díaz, con una compañía de 80 soldados. A finales de 1540, Díaz según parece, no había tenido bastantes aventuras y partió con 25 soldados en busca de Alarcón. No lo encontró, pero si halló las cartas encerradas en las jarras.

Fuentes:

Journal of California and Great Basin Anthropology

California Historical Landmarks

California Discovered

California Explorers

También, el 9 de mayo de:

  • 1502: Cristóbal Colón realiza su cuarto y último viaje al continente americano.
  • 1605: Se publica la primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra.
  • 1781: En el mar Caribe, los españoles expulsan a los ingleses de Florida Occidental.