boabdilEl 30 de diciembre de 1491, una pequeña tropa cristiana entraba sigilosamente en Granada para pactar con el rey Boabdil la rendición de la ciudad. A continuación, los caballeros debían proteger las torres y murallas de la Alhambra por si la facción más radical de los sitiados decidía alzarse contra su Rey e invalidar la rendición. La operación era, por tanto, mucho más peligrosa que una misión de paz cualquiera, debía pactar a escondidas y a continuación, tomar posiciones defensivas. El fin de la Reconquista dependía del éxito de esta empresa.

La ciudad de Granada estaba sitiada desde finales del mes de abril. El rey Fernando había ordenado una razia de castigo por todas las zonas limítrofes, para que de ningún punto del reino pudiesen llegar refuerzos. La estrategia no era por tanto lanzar un ataque devastador, sino iniciar un asedio lento que obligase al rey nazarí a claudicar por hambre y cansancio. Para que no quedasen dudas de que el cerco se prolongaría cuanto hiciera falta, los reyes mandaron alzar una ciudad entera junto a la vega granadina, a la que pusieron por nombre Santa Fe. De ciudad a ciudad, las escaramuzas eran habituales, algunas llenas de heroísmo. Cuentan que un caballero, Fernando del Pulgar, fue capaz de entrar en Granada, sigiloso, y clavar ante la mezquita un pergamino con un sencillo mensaje, Ave María.

Llegado el invierno, Boabdil se avino a negociar. Mandaba la comitiva Gutierre de Cárdenas, maestre de Santiago y comendador mayor de León, que se llevó a un pequeño pelotón. Boabdil les esperaba en la Torre de Comares, les entregó las llaves de la ciudad y abandonó la Alhambra. El comendador desplegó a sus hombres por toda la muralla, liberó a los prisioneros cristianos y allí mismo oyeron misa emocionados. Después llegó la señal convenida, tres cañonazos, y las tropas de Fernando el Católico se desplegaron por toda la ciudad. Fernando se adelantó hasta la zona del Genil y allí esperó a Boabdil, que trató de besarle la mano, pero el rey no lo consintió. Boabdil acabaría sus días en Marruecos. Los Reyes tenían vía libre para entrar en Granada.

(Fuente: Almanaque de la Historia de España)

También, el 30 de diciembre de:

  • 1066: Tene lugar la llamada “Masacre de Granada”, una matanza de judíos con crucifixiones incluídas perpetrada por los musulmanes granadinos.
  • 1419: Una flota castellana derrota en La Rochelle a la Hansa alemana y a los británicos.
  • 1833: El ministro Javier de Burgos establece la división de España en 49 provincias, una división que ha llegado a nuestros días.