San Francisco

En el momento de celebrar la Eucaristía, Francisco Palou recorrió con la mirada los feligreses congregados. Apenas unas docenas de hombres agotados tras una caminata espectacular desde el lejano México. Hombre de recursos y precursor del nuevo impulso que España estaba dando en la colonización de las tierras de California, tenía los pies bien plantados en tierra y sabía el arduo trabajo que les esperaba.

Apenas unas horas antes, con la ayuda de unos marinos que el capitán Ayala le había enviado desde la nave San Carlos, se había construido un pobre cobijo que fue suficiente para la celebración y para dejar huella imborrable en el naciente territorio. Corría el 29 de junio de 1776 y este acontecimiento se considera como la fundación de la ciudad de San Francisco.

Los padres franciscanos Francisco Palou y Benito Cambón tenían orígenes totalmente distintos: el primero mallorquín y el segundo gallego; ambos españoles trabajando a las órdenes de Dios y del rey Carlos III. Este inteligente monarca comprendió la importancia de las tierras que se encontraban en la costa del Pacífico, hasta estas fechas fuera de los intereses más inmediatos de la Corona española. Hasta ahora el Océano Pacífico había sido el “Lago Español”, como lo denominaban los ingleses, y no hacía falta mucho esfuerzo para garantizar los intereses de España, que básicamente se limitaban a garantizar el comercio entre Manila y Acapulco. La llegada de nuevas potencias, fundamentalmente Rusia, desde el norte, llevó a Carlos III a impulsar esta tardía labor colonizadora.

Dada la características de las tierras, ricas en tierras de cultivo, pero sin organización política local, la labor se confió a los Franciscanos, que construyeron un modelo basado en la Misiones, que no eran otra cosa que haciendas agrícolas, donde imperaba la autarquía debido a la lejanía de la metrópolis.

Este modelo fue exitoso durante más de 50 años, hasta que la desidia de los gobiernos mexicanos, emancipados de España, hizo que fueran decayendo hasta que finalmente se perdieran incluso los territorios en manos de los Estados Unidos.

Como recuerdo de aquella epopeya, queda la Misión de San Francisco de Asís (Mission Dolores), todavía activa en la actual ciudad de San Francisco (California).

Fuentes:

The founding of San Francisco

La historiografía de California y la obra del padre Francisco Palou

San Francisco tiene raíces en Malpica