universidad-de-alcalaEl 13 de abril de 1499 el cardenal Cisneros obtenía la bula pontificia de Alejandro VI para la fundación de la Universidad Complutense de Alcalá de Henares. El reinado de los Reyes Católicos fue decisivo para el desarrollo de un auténtico mapa académico en España. Sevilla, Compostela, Zaragoza, Barcelona o Mallorca fueron tejiendo una tupida red de universidades y estudios generales que respondía a las demandas del nuevo espíritu humanista que corría en Europa. Con todo, las mejores universidades no dejaban de ser las de Valladolid y, sobre todo, Salamanca. Pues bien, la Universidad de Alcalá de Henares, la gran aportación cultural de Gonzalo Jiménez Cisneros, junto a la Biblia Políglota, se convirtió enseguida en una de las referencias académicas de España, a la altura del antiguo Estudio salmantino.
Cisneros quiso hacer de Alcalá de Henares el gran centro de sabiduría teológica de la época. A medio camino entre la capital administrativa, Madrid, y la religiosa, Toledo, Alcalá tendría que convertirse en el vivero de educación intelectual y moral del clero español. Su sistema educativo bebió del clasicismo de Salamanca o París, tomando también innovaciones de centros como Bolonia o el Colegio Trilingüe de Lovaina. En plena reforma de las órdenes religiosas, Cisneros contaba ya con su herramienta moldeadora de las nuevas tendencias.
La Universidad de Alcalá discurre pareja a la construcción del Colegio de San Ildefonso, con capacidad para 33 estudiantes de Teología. Jiménez de Cisneros había ideado un colegio-universidad que estableciera en los alumnos un minucioso régimen de vida. En torno al Colegio Mayor de San Ildefonso se construyeron otros menores, Santa Catalina, San Eugenio, Santa Balbina… que fueron dibujando una especie de campus o ciudad universitaria, tal y como se entendería hoy. Todas estas edificaciones dotaron al entorno de un valioso trazado arquitectónico, aunque ninguna pudo superar a la espléndida fachada plateresca de la universidad construida por Rodrigo Gil de Hontañón entre 1541 y 1553, la máxima muestra del esplendor de la universidad en el siglo XVI.
También, el 13 de abril de: