• mártires almería 2El escrito está respaldado por más de 9.400 firmas recogidas a través de la plataforma Change y las redes sociales
  • El presidente de Enraizados, José Castro Velarde, destaca que en los momentos de persecución, la respuesta de estos hombres y mujeres fue la entrega “¿Hay ejemplo de paz mayor para las nuevas generaciones que éste?”

La Asociación Enraizados ha presentado este lunes una petición en el registro del Ayuntamiento de Almería para solicitar que dedique una calle a los 115 mártires beatificados el sábado 25 de marzo. El escrito cuenta con el respaldo de 2.407 firmas recogidas a través de la plataforma Change, a las que se suman otras 7.000 firmas recabadas mediante redes sociales.

La solicitud de la Asociación Enraizados, dirigida al alcalde y a la concejala de Cultura de la capital almeriense, ofrece también la posibilidad de dedicar una calle a cada uno de los mártires o a aquellos que, por sus particularidades o mayor vinculación con la ciudad y la provincia, se les considere dignos de este tratamiento.

En este sentido, el texto de la petición recuerda que entre los beatificados se encuentra, por ejemplo, José Álvarez-Benavides, sacerdote, deán de la Catedral de Almería, catedrático de latín e historiador, que no pudo acabar su “Historia de Almería”. Asimismo, “Emilia la Canastera” (Emilia Fernández Rodríguez), la primera mujer gitana beata: embarazada cuando fue encarcelada, dio a luz en la cárcel. Entre los 115 mártires se encontraban 95 sacerdotes (62 naturales de la diócesis de Almería) y 20 seglares, de los que dos son mujeres.

El presidente de la Asociación Enraizados, José Castro Velarde, ha asegurado que “el comportamiento pacífico de los mártires, así como su fe, su testimonio de perdón, su convicción en valores profundos y su actitud de reconciliación, son dignos de ser recordados por todos los hombres de bien”.

A este respecto, ha recalcado que, en los momentos de persecución, la respuesta de estos hombres y mujeres por los que pedimos este reconocimiento fue la entrega: “¿Hay ejemplo de paz mayor para las nuevas generaciones que éste?”, ha concluido Castro Velarde.