programaelectoral ppEnraizados ha recibido la respuesta del Partido Popular a una serie de preguntas concretas sobre su programa electoral de cara a las Elecciones Europeas, con motivo del estudio desde la Declaración de los Obispos de la COMECE que acaba de ser publicado, y que pretende ofrecer una herramienta de ayuda a los votantes españoles.

En lo referente al principio de subsidiariedad del Estado,  el informe de Enraizados (ver informe completo) puntuó con un 3 sobre 5 las propuestas del PP, valorando positivamente su apuesta por la sociedad civil, la participación ciudadana y la familia, así como el respeto a la integridad y diversidad de los Estados miembros de la UE. Sin embargo, se valoró negativamente la no definición ni de la Unión ni de sus raíces.

Preguntado al respecto, el PP ha reseñado que, “según la propia legislación europea, el principio de subsidiariedad y el principio de proporcionalidad regulan el ejercicio de las competencias de la Unión Europea. En los ámbitos que no sean de competencia exclusiva de la Unión, el principio de subsidiariedad persigue proteger la capacidad de decisión y actuación de los Estados miembros y legitima la intervención de la Unión cuando los Estados miembros no puedan alcanzar de manera suficiente los objetivos de una acción ‘debido a la dimensión o a los efectos de la acción pretendida’. Así, la finalidad de la inclusión de este principio en los Tratados europeos es aproximar el ejercicio de las competencias al ciudadano en la mayor medida posible”.

Asimismo, los populares han añadido que “no existe en el conjunto de la Unión ninguna norma que atente contra el respeto a los distintos ámbitos de decisión ni contra las diferentes expresiones de la tradicionalidad, ya sea en el ámbito jurídico político o en el ámbito socio ideológico. El único límite que recogen todas las legislaciones es el respeto a los derechos y libertades públicas consagrados en los diferentes textos constitucionales y en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que en diciembre de 2009, con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, adquirió el mismo carácter jurídico vinculante que los Tratados”.

En lo relativo a la Libertad Religiosa, el PP nos ha transmitido que su posición “es y será siempre la defensa del ciudadano a expresar libremente sus creencias religiosas, sean éstas cuales sean”, ya que “la tolerancia es un valor intrínseco al ideario del Partido Popular, a la propia sociedad española, y al conjunto de valores e ideales sobre los que se asiente la Unión Europea”.

Aunque los populares no abordan expresamente este asunto en su programa (por ello nuestra valoración fue de 3,5 puntos), donde citan de forma genérica que su formación defiende “la Democracia, el Estado de Derecho y el respeto por los derechos humanos como base de la convivencia en paz”, su respuesta es clara al respecto, recalcando además que “la Libertad Religiosa está protegida tanto por la legislación nacional, en los artículos 14 y 16 de la Constitución Española, como por el artículo 10 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea”.

Sin embargo, sobre el respeto del domingo como día común de descanso, el PP se aleja por completo de las recomendaciones de los Obispos Europeos al responder que su formación “respetará siempre cualquier planteamiento que se haga en éste u otro sentido pues la libertad individual es un bien preciado que todos tenemos el deber de proteger y conservar”. De esta forma, el PP sigue defendiendo un modelo de liberalización en materia comercial plasmado en ejemplos concretos como la Comunidad de Madrid, donde en lo que resta de 2014, tan sólo el día 25 de diciembre, Navidad, no está autorizada la apertura de comercios.