reig plaEl Juzgado de Instrucción número 6 de Alcalá de Henares ha ordenado archivar la demanda presentada contra el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Plà, al no apreciar delito en su homilía del Viernes Santo.

«El examen completo de las palabras del obispo no permite entender razonablemente que el mismo estuviese provocando a la discriminación, al odio o a la violencia contra los homosexuales, ni que él mismo estuviese difundiendo informaciones injuriosas sobre los homosexuales en relación a su orientación sexual», afirma el auto de sobreseimiento firmado por Antonio Cervera.

La demanda había sido presentada por la asociación Preeminencia del Derecho y colectivos LGTB, en relación a una afirmación del obispo de Alcalá de Henares, cuando denunció los efectos de la propaganda de la homosexualidad entre los más jóvenes: «Piensan desde niños que tienen atracción hacia personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubes de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno».

El juez declara que estas palabras «no contienen una injuria a los homosexuales en general ni tampoco una llamada a la discriminación por razón de su orientación sexual», y tampoco sugieren que todos los homosexuales se prostituyen, sino que eso ocurre «a veces» y «para comprobar una inclinación sexual».

Del mismo modo, la referencia a la homosexualidad como una «inclinación desordenada» se puede sostener, afirma el auto, «al amparo de la libertad religiosa» y «no equivale en sentido estricto ni a una provocación al odio ni tampoco a una injuria». RELIGIÓN EN LIBERTAD