consejería educación cantabriaLa Consejería de Educación de Cantabria, que decidió que las vacaciones de Semana Santa perdieran su fecha y su nombre, al menos ha decidido preguntar a todos los implicados (familias, directores y profesores), tras las más de 21.000 firmas que Enraizados les entregó. Reproducimos la noticia de El Diario Montañés:

La Consejería de Educación ha pedido, a través de una encuesta, a los directores, familias, profesores y alumnos a partir de quinto curso de Primaria que digan qué opinan sobre el calendario escolar, de cara al diseño del que se tendrá que aplicar el próximo curso 2018-2019.

El departamento que dirige Francisco Fernández Mañanes ha informado de la puesta en marcha de ese sondeo en un comunicado, en el que precisa que el servicio de Inspección Educativa ha subido a la plataforma Yedra la encuesta para llevar a cabo la valoración.

Directores de centros, familias y profesores podrán entre el 28 de febrero y el 9 de marzo responder a la encuesta, mientras que los alumnos, a partir de quinto de Primaria, también podrán contestar las preguntas sobre el calendario escolar con la ayuda de su tutor en periodo lectivo.

La Consejería de Educación prevé tener a mediados de marzo los resultados, que permitan disponer de la información necesaria para diseñar el calendario del próximo curso escolar.

Desde este departamento se asegura que con esta encuesta se pretende «dar voz a todos los agentes de la comunidad educativa a la hora de confeccionar el calendario escolar».

«Desde esta premisa del diálogo con todos los agentes implicados se persigue valorar y aquilatar ese horario en la medida de lo posible, para que siga sirviendo para el objetivo que fue creado, que no es otro que el de mejorar el sistema educativo y potenciar el rendimiento de los alumnos y su bienestar», afirma la Consejería en nota de prensa.

El calendario escolar que ahora está vigente, para el curso 2017-2018, fue aprobado en junio del año pasado por la Mesa Sectorial Docente e incluye cinco bimestres lectivos y una semana de descanso entre cada uno y cuatro evaluaciones, mantiene la jornada reducida en junio y septiembre para Infantil y Primaria y elimina Semana Santa como periodo de vacaciones.

El anterior consejero de Educación, Ramón Ruiz, lamentó tras su aprobación por la Mesa Sectorial, que ese calendario no contara con un apoyo de todos los agentes educativos, ya que, entre otros, los padres de alumnos no dieron el visto bueno a esos cambios.