Don-boscoEn un siglo agitado por las luchas políticas, tensiones religiosas, nuevas tecnologías y revoluciones culturales, Don Bosco, un hombre de fe, con una dedicación total, logró transmitir un mensaje de «razón, religión y cariño» a miles de muchachos abandonados, atraídos por su afabilidad y su familiaridad con Dios. Así superaron la pobreza, la ignorancia y el desamparo social, y sintieron la emoción de sentirse queridos.

En julio de 1846 Don Bosco enferma de muerte y lo salvan las oraciones de sus jóvenes. A partir de este momento, la película recorre los acontecimientos más destacados de su vida, desde su humilde origen, su vocación sacerdotal, su dramático encuentro con los jóvenes delincuentes y encarcelados y los muchachos abandonados en las calles de Turín… hasta la creación del Oratorio y la fundación de la Congregación de los Salesianos, extendida hoy por todo el mundo.

La película, dividida en dos capítulos con un total de poco más de tres horas, narra los inicios de la obra de Don Bosco en Valdocco, barrio periférico de Turín, donde el santo abre su primera casa para acoger a los jóvenes. También se narra su infancia y el camino que recorre para llegar a ser sacerdote.

En la película aparecen los conflictos con las autoridades y las incomprensiones dentro de la misma Iglesia que Don Bosco tuvo que superar para fundar la Congregación Salesiana, en un momento en el que el poder político quería suprimir las órdenes religiosas.

 

Frases célebres de Don Bosco

– «No basta amar a los niños, es preciso que ellos se den cuenta que son amados».

– «Alegría, estudio y piedad: es el mejor programa para hacerte feliz y que más beneficiará tu alma».

– «Para poder ser amado primero hay que demostrar que se ama».

– «Si quieres una vida alegre y tranquila, procura estar siempre en gracia de Dios».

– «Buenos cristianos y honrados ciudadanos».

– «La dulzura en el hablar, en el obrar y en reprender, lo gana todo y a todos».

 

Ficha técnica

País: Italia
Duración: 196 min
Año de producción: 2004
Dirección: Ludovico Gasparin
Calificación: Recomendada para todos los públicos