[emailpetition id=»31″]

“Cásate y sé sumisa” es el título del libro de la periodista italiana y madre de cuatro hijos, Costanza Miriano, que trabaja en la RAI.

Después de vender más de 70.000 ejemplares en Italia, lo que lo convierte en un superventas, ha sido traducido al español por la editorial Nuevo Inicio, del Arzobispado de Granada.  Las reacciones no se han hecho esperar: los medios de comunicación y representantes políticos de todos los partidos con representación en el Parlamento Andaluz (PP, PSOE e IU) han clamado al cielo contra el ejercicio de libertad religiosa y de expresión que supone este libro.

  • Pide a los representantes políticos andaluces que rectifiquen y que defiendan la libertad de expresión y apoya al Arzobispado de Granada firmando el formulario que encontrarás más abajo.

Todas las reacciones se han producido en personas que no han leído el libro. El título nos podrá gustar más o menos pero para pedir la retirada de un libro e incluso para imputarle presuntos delitos no estaría de más haberlo leído o al menos haberlo tenido en las manos y consultar el índice. Resumamos las declaraciones de unos y otros.

Nada menos que el secretario general del Partido Popular andaluz, José Luis Sanz Ruiz, ha apremiado al Arzobispado de Granada a «rectificar» y retirar el libro por considerarlo un «auténtico despropósito».

La concejala de IU en el Ayuntamiento de Granada, Maite Molina Navarro, ha pedido que «la Fiscalía de Granada intervenga y actúe en la edición y venta del libro para que estudie el citado manual, por si fuera constitutivo de delito de apología de la violencia contra las mujeres».  Molina quiere además que «el Consejo Municipal de la Mujer que se reúne este martes, se pronuncie contra el mencionado libro de la autora italiana Costanza Miriano, y se una a esta petición a la Fiscalía, porque desde IU entendemos que este libro defiende abiertamente la servidumbre de las mujeres con respecto a los hombres, precisamente cuando es la creencia de la superioridad de los hombres sobre las mujeres una de las causas de la violencia machista»

La diputada del PSOE Ángeles Álvarez Álvarez ha anunciado que va a presentar una iniciativa parlamentaria para instar tanto al Instituto de la Mujer, como a la dirección general de Igualdad, que depende de Ana Mato, a pronunciarse sobre el libro «Cásate y sé sumisa», de la periodista italiana Constanza Miriano, editado por el Arzobispado de Granada. La diputada les reclamará que «no fallen» frente a este tipo de publicaciones que degradan la imagen de la mujer. «Digo yo que la ministra tendrá algo que decir porque lo que no podemos es permitir que organizaciones como la Iglesia, que recibe dinero del Estado, se dediquen a hacer proselitismos de la desigualdad, de la discriminación y del sexismo», son sus palabras textuales.

Curiosamente en las páginas web de estos 3 partidos no se incluye el apellido materno de cada uno de estos sujetos, lo que va en contra de la histórica tradición española de incluir ambos apellidos al ser todos hijos de un padre y de una madre.

El libro inaugura la nueva colección ‘Quotidiana’ de la editorial Nuevo Inicio. El Arzobispado afirma que la obra trata sobre la vida experimentada a través de los ojos de la mujer, desde la fe cristiana, en el matrimonio, los hijos, la educación, y la vida social. Es una traducción de un libro escrito por una periodista italiana que «ha sido un ‘best seller’ en su país», además de un libro que resulta «muy interesante desde el punto de vista cristiano».

Las críticas que se están dirigiendo contra esta publicación se están formulando «sin haberla leído». De hecho, el título procede de unas palabras de San Pablo, que también inspiran la segunda parte, que igualmente será publicado por la misma editorial en un par de meses, en este caso dedicado al marido, con el nombre de ‘Cásate y da la vida por ella’.

La misma autora  reconoce la polémica que ha originado su libro: «Todos se lo han tomado como un discurso sobre a quién le toca lavar los platos», reconoce a Aleteia Costanza Miriano, «cuando estamos hablando de una realidad mucho más profunda». En realidad, este libro forma parte de una serie, que sigue con los hombres: «Cásate y da la vida por ella», que también prevé su próxima venta. «En realidad, al hombre la exigencia es mucho mayor, creo que sale perdiendo bastante más», bromea.

Con esta serie, la Miriano lo que quiere es en realidad un nuevo descubrimiento de lo que es el matrimonio. «Estos dos mandatos, al hombre y a la mujer, no se comprenden sin la idea cristiana de lo que es la persona y el matrimonio: la unión de dos seres con un infinito deseo de ser amados, pero con una pobreza enorme a la hora de amar».

Cuando san Pablo (de quien la autora toma pie para los títulos de sus dos libros) habla a la mujer de someterse y al hombre de dar la vida, en realidad «lo hace en esta clave: el hombre tiene un gran problema, y es su tendencia al egoísmo, a no ver más allá de sí mismo. En este sentido, el hombre de hoy debe volver a encontrar el valor para ser un héroe como en la película ‘Los Increíbles’ (Pixar-Disney), de perder su vida en lo cotidiano».

A la mujer, su gran enemigo, explica la periodista italiana, es la tendencia a controlar todo lo que tiene a su alrededor. «La mujer tiene un gran poder sobre las personas, sobre el marido, sobre los hijos. Y lo puede utilizar mal, haciendo mucho daño a los que tiene alrededor”. La llamada especial de san Pablo a la mujer es a la de ser sumisa: la mujer, explica, “debe colocarse por debajo, precisamente porque es el fundamento, la que sostiene el edificio que es la familia. Debe aprender sostener a su marido y a sus hijos, sin pretender  manipularlos, sino dejándoles ser ellos mismos”. Este es el sentido de ser «sumisa» que más bien quiere decir ser «fuerte» ser «fundamento” ser «humilde»ser la más importante sin aparecer.

El problema de tantos matrimonios que fracasan es porque se miden desde la lógica del poder, porque no saben entrar en esta dimensión del servicio, tanto el uno como la otra. «El problema es que estamos siempre peleando por ver quién tiene supremacía sobre el otro. Pero el matrimonio verdaderamente no es eso: es apoyarse, es confiar en el otro, es ser cómplice del otro, verdadero compañero. Sólo así puede funcionar».

Se puede estar o no de acuerdo con el libro pero si no queremos vivir en una sociedad totalitaria donde se coarta la libertad de expresión hay que dejar a las religiones expresarse y debatir con ellas desde la razón y la caridad. Como ves cada vez son más las voces en la vida pública que quieren coartar la libertad de los creyentes y si pudieran a más de uno nos metían en la cárcel por defender el matrimonio natural, la vida y la familia.

  • Pide a los representantes políticos andaluces que rectifiquen y que defiendan la libertad de expresión y apoya al Arzobispado de Granada firmando el siguiente formulario.

Tu carta se dirigirá a los tres políticos mencionados anteriormente con copia al Arzobispado de Granada.