sistach[emailpetition id=»15″]

El Cardenal Arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, ha afirmado en su cuenta de Twitter que «Nuestro modelo educativo (refiriéndose al catalán) evita la segregación escolar, favorece la cohesión social y consigue buen conocimiento del castellano y catalán». Se une así a unas palabras anteriores de Mn. Pardo, Obispo de Gerona, en el mismo sentido.

Muchos padres católicos no compartimos esta opinión de nuestro querido Cardenal. Sin ánimo de ser exhaustivos, desde la Asociación Enraizados, enumeramos algunas consideraciones que creemos deben servirnos para reflejar una posición razonable y coherente en este asunto:

a)      En primer lugar y lo más importante y como señala el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia en sus números 239-241:

“La familia tiene una función original e insustituible en la educación de los hijos. El derecho y el deber de los padres a la educación de la prole se debe considerar «como esencial, relacionado como está con la transmisión de la vida humana; como original y primario, respecto al deber educativo de los demás, por la unicidad de la relación de amor que subsiste entre padres e hijos; como insustituible e inalienable, y… por consiguiente, no puede ser totalmente delegado o usurpado por otros »… Los padres tienen el derecho a elegir los instrumentos formativos conformes a sus propias convicciones y a buscar los medios que puedan ayudarles mejor en su misión educativa,.. Los padres tienen el derecho de fundar y sostener instituciones educativas. Por su parte, las autoridades públicas deben cuidar que «las subvenciones estatales se repartan de tal manera que los padres sean verdaderamente libres para ejercer su derecho, sin tener que soportar cargas injustas. Los padres no deben soportar, directa o indirectamente, aquellas cargas suplementarias que impiden o limitan injustamente el ejercicio de esta libertad ».

b) La UNESCO defiende el uso de la lengua materna en la educación: “Es indiscutible que el mejor medio para enseñar a un niño es su lengua materna. Psicológicamente es el sistema de signos que trabaja en su mente, de forma automática para la expresión y la comprensión. Y, pedagógicamente, el niño aprende más rápido a través de ella.”

c)      En consonancia, la UNESCO ha creado el Día Internacional de la Lengua Materna, que se celebra el 21 de febrero, día que “pone de relieve la importancia de la lengua materna como parte del derecho a la educación y alienta a sus Estados Miembros (de la UNESCO) a promover la enseñanza y la educación en la lengua materna”.

d)      También UNICEF defiende el uso de la lengua materna en la educación para “garantizar el derecho de todo niño y niña de hablar su propio idioma y de recibir una educación que respete, valore y desarrolle sus competencias lingüísticas en dicho idioma” en palabras de Nils Kastberg, Director Regional de UNICEF para América Latina (sic) y el Caribe en 2008.

Es cierto que estos organismos están pensando sobre todo en la situación de las lenguas minoritarias en el mundo y sobre todo en aquellas en riesgo de ser perdidas, pero no es menos cierto que el criterio puede extenderse a cualquier lengua materna en su justa proporción.

e)     El informe del Departamento de Estado sobre la situación de los Derechos Humanos en el mundo vuelve a incidir en las prácticas lingüísticas discriminatorias aplicadas por el Gobierno autonómico de Cataluña. Es una vergüenza para Cataluña y para toda España que nos señalen, y desgraciadamente de forma justa, por violar los Derechos Humanos en este campo.

f)      Un Estado de Derecho es aquel en el que, entre otras Notas esenciales, los Poderes Públicos, se someten a la ley y a la separación de poderes. La Generalitat ha incumplido varias sentencias del Tribunal Supremo, del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

g)       Como bien señalaba el editorial de Páginas Digital “El asunto de la lengua es sin duda importante…Pero se habla poco de una cuestión esencial: la nueva regulación de la subsidiariedad en el sistema educativo”. Califican el actual sistema de “subsidiariedad vergonzante” ya que “la financiación no depende  de la demanda social o de criterios objetivos sino de los Gobiernos regionales, en última instancia de la subjetividad política”. Por ello, sostenemos que debieran tomarse medidas para que la financiación siguiera a la elección de los padres, como en el llamado Cheque Escolar. De esta forma, la educación se sacaría del debate político y de la lucha partidista para devolvérsela a la sociedad y a los padres.

h)      La propia Convergencia i Unió afirmaba en otros tiempos en el Congreso de los Diputados que “lo que nosotros proponemos es precisamente la enseñanza en lengua materna, bien sea catalán o castellano y la enseñanza del catalán y del castellano obligatoria para todos los que viven en Cataluña. Con esto, lo que se pretenden son varias cosas. En primer lugar, evitar ese trauma a que me refería antes, del tránsito desde el ambiente familiar a la escuela con cambio simultáneo de idioma, potenciar la capacidad intelectual de los jóvenes a base del uso de la lengua materna, conseguir que al final del período escolar todos conozcan a la perfección el catalán y el castellano y, conseguir, por último, que, a base de ese conocimiento tengamos bases de convivencia y de integración entre las dos comunidades lingüísticas de Cataluña.”

i) La realidad de la sociedad catalana muestra que cerca de la mitad de su población tiene como lengua materna el español, lengua por tanto también catalana. Ninguna institución polìtica tiene el derecho de violar la decisión soberana de las familias de educar a sus hijos en la lengua materna.

En base a todos estos razonamientos nosotros elegiríamos para nuestros hijos la educación en su lengua materna, la española y nadie, ni el Estado ni la Iglesia o sus representantes son quienes para arrancarnos ese derecho. 

Por ello manifestamos nuestra sorpresa ante determinadas declaraciones públicas de algunos de nuestros Pastores.