jesús de las herasHoy 19 de marzo traemos a nuestros lectores las interesantes reflexiones de D. Jesús de las Heras, sacerdote y periodista y Director de la Revista Ecclesia y de Ecclesia Digital.

¿Qué esperas de esta visita del papa a México y Cuba? ¿Cuáles pueden ser sus claves?

En sus palabras en español tras el ángelus del domingo 18 de marzo, el mismo Santo Padre Benedicto XVI ha expresado sus expectativas ante el viaje a Cuba y a México: “Suplico oraciones por mi próximo Viaje apostólico a México y Cuba, donde tendré la dicha de ir dentro de unos días para confirmar en la fe a los cristianos de esas amadas naciones y de toda Latinoamérica. Invito a todos a acompañarme con su cercanía espiritual, para que en esta visita pastoral se cosechen abundantes frutos de vida cristiana y renovación eclesial, que contribuyan al auténtico progreso de esos pueblos”.

Sintetizando, pues, el Papa espera frutos de vida cristiana y renovación eclesial, que, por su misma naturaleza, han de redundar en el progreso integral (religioso, social, político y hasta económico) de estos dos países.

Por su parte, el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, ha resumido en dos palabras los objetivos del viaje: servir a la esperanza y a la reconciliación.

En ECCLESIA Digital, un servidor ha escrito un amplio y pienso que completo artículo sobre las claves de la visita apostólica a México y a Cuba. Este es su enlace

2.- Como católicos ¿nos interesa el mensaje que B16 transmita en México y Cuba? ¿O es simplemente un mensaje local para los habitantes o nacionales de estos países?

Nunca un viaje de un Papa es solo para el lugar al que va. Los viajes de los Papas son expresión y consecuencia de su ministerio apostólico universal, de su solicitud para todas las Iglesias. Ciertamente el primer destinario es el país, la Iglesia que lo recibe. Pero el Papa es consciente de la repercusión mundial de sus palabras y gestos y además, repito, la Iglesia es universal y comunión. Además, en este caso y sobre todo en la etapa mexicana, Benedicto XVI quiere dirigirse a toda América Latina. Por otro lado, todo lo que sucede en Cuba enseguida interesa a la entera opinión pública. Va a ser un viaje de resonancias amplias y con interpelaciones para todos.

3.- ¿Crees que el mensaje del Papa, aparte de confirmar en la fe a sus hermanos, incorporará elementos de juicio para aportar al Bien Común de las sociedades que visita? ¿Será por ello un mensaje también interesante para los no creyentes o no católicos pero sí gente de buena voluntad? ¿Cuáles pueden ser esos elementos?

De alguna manera, ya lo ha dicho el mismo Papa: pretender servir y contribuir al progreso verdadero desde la renovación de vida cristiana y de la vitalidad eclesial. Y esto es el bien común.

Por lo que respecta a la segunda parte de la pregunta, no cabe duda que la identidad o naturaleza misionera y evangelizadora de la Iglesia, de lo que la Iglesia es, se traduce en llamadas, en gestos en invitaciones también a los no creyentes y a los no practicantes. Seguro que en este viaje también tendremos muestras inequívocas de ellos. El Papa siempre se dirige a todos, en especial a los católicos, pero, en fidelidad al mandato de Jesucristo, el Papa ha de ser el buen pastor que busca y quiere a toda la grey de la humanidad.

4.- ¿Influirá la visita del Papa en la situación concreta de México y Cuba? ¿Cómo?

Los viajes de los Papas siempre dan fruto a medio y a largo plazo. Con todo, la tarea del Papa, como la de la Iglesia y la de sus ministros es sembrar. Dios es quien hará recoger los frutos cuando Él, en los planes de su misericordia y providencia, considere oportunos. Por ello, no hay que se impacientes con los frutos, que siempre son don de Dios. Y seguro que tras el viaje a México y a Cuba, Dios nos bendecirá con frutos cuándo y cómo Él entienda. En cualquier caso, la preparación de esta visita apostólica ya está siendo tiempo de gracia. Como lo va a ser su desarrollo.