covadongaEl obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, destacó ayer en Covadonga, durante la primera jornada de la V Edición del curso de verano «Las raíces cristianas de Europa», organizada por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), que la misión de los cristianos del tercer milenio «es anunciar que Dios ha intervenido positivamente en la Historia con un amor inmenso que se hizo carne en la figura de Jesucristo». El obispo de Lugo pronunció estas palabras durante la ponencia inaugural del curso, que llevaba por título «La nueva evangelización».

La conferencia, en su primera parte, giró en torno a las ideas filosóficas que desde el siglo XVII niegan la intervención de Dios en la Historia. «La nueva evangelización es el anuncio del amor de Dios y la victoria de Jesucristo», manifestó Alfonso Carrasco Rouco.

Durante la inauguración, el abad de Covadonga, Juan José Tuñón Escalada, destacó la importancia de los valores cristianos y aseguró que «tras esta crisis será necesario sostener la sociedad en unos valores mucho más sólidos que los económicos». A su vez, Carlos Romero Caramelo, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, manifestó que «Europa debe volver a ser lo que fue: la unión de naciones bajo el cristianismo».  LA NUEVA ESPAÑA