iñaki artetaEntrevista  a Iñaki Arteta

Este 20 de octubre se cumplen 4 años de la tregua de la banda terrorista ETA. El cese de los atentados no quiere decir que ha terminado. En Enraizados, le pedimos una entrevista a Iñaki Arteta, un hombre que hace unos cuantos años ha empezado una lucha incansable para contar la historia de miles personas que han sido víctimas del terrorismo.

España vivió bajo la amenaza terrorista de ETA, 1980 fue el año en el que se registraron más asesinatos por parte de esta banda. Iñaki Arteta, fotógrafo, productor y director de cine, da voz a los periodistas, políticos y víctimas del terrorismo que vivieron ese año en el documental “1980”.

El inicio

Le pregunté, ¿porqué decidiste empezar a contar la historia de las víctimas del terrorismo? Su primera respuesta, me sorprendió “¿Y porqué ha tenido que ser raro? Lo que me pregunto es… ¿Cómo no ha habido más gente que lo haga?”.

Él empezó a buscar la manera de contar la realidad que se estaba viviendo en el País Vasco y dice que lo que primero que pensó fue “me voy complicar la vida”.

Asumida esta idea, a través de la escritura, el cine y la fotografía, Arteta empezó a plasmar la historia que se vive a su alrededor empezando en lo referente a política, amnistía, presos, conflictos y actividades terroristas.

Afirma que el objetivo que tenía era “hablar de manera continuada sobre la existencia del terrorismo. Contar algo auténtico con un posicionamiento claro a favor de las víctimas.”

Como bien sabía, la vida se le iba a complicar. En 1988, cuando comenzó a posicionarse públicamente a través de sus trabajos a favor de las víctimas y en contra la violencia terrorist,a las consecuencias no se hicieron esperar; lo echaron de su puesto de trabajo en el que llevaba 14 años. En ese momento Arteta se vio desempleado, en territorio hostil, pasando los 40, con tres hijos y comprometido con la verdad. Este fue el inicio.

Contar la verdad significa decir: “No se debe matar gente”

En 1988 fundó Leize Producciones. Con su equipo ha hecho una serie de cortometrajes y largometrajes como Olvidados, Infierno vasco, Voces sin libertad, Trece entre mil, sólo por mencionar algunos.

Con una voz alegre Iñaki cuenta que cuando acabaron de hacer Sin libertad en el 2001 dijo “ya me puedo morir, ya hemos hecho algo de verdad”. Aquí apenas comenzaba el camino.

El director nos contó que desde que empezó a buscar historias para plasmar estos hechos, ha tenido la oportunidad de conocer gente extraordinaria. Dice que la gente se le acercó desde el principio; muchos de ellos con rabia por la injusticia, con dolor, con ganas de levantar la voz para denunciar y otros con el espíritu de solidarizarse con las víctimas.

A lo largo de los años, Arteta asegura que hay mucha gente sensible al tema. Creen que hay “toneladas de injusticia y dolor” y expresa que “compensa con mucho la experiencia de estar cerca.”

Iñaki nos transmitió en la entrevista la necesidad de dejar constancia en la historia sobre la violencia, las muertes y el sufrimiento que ha vivido España a causa del terrorismo. Afirma que  “hay que contarlo para aproximarse a la verdad. Contar la verdad significa decir no se debe matar gente, los que matan gente deben ir a la cárcel”.

Hacer documentos en cualquier soporte, con rigor y con voluntad de hacer justicia

¿Cómo contárselo a las nuevas generaciones, que no han vivido en carne propia la amenaza de la banda terrorista ETA?

«Es complicado contar lo que ha pasado, todos estos sucesos, conflictos de ataque a la sociedad civil. Sobre todo es tema complicado porque no ha terminado, no les hemos derrotado, por ejemplo en la II Guerra Mundial los nazis perdieron en la guerra y aquí, no hay un perdedor.

Con la banda terrorista pasa una cosa delicada, no siente que haya perdido el apoyo social. Un tercio de ETA está en Guipúzcoa, de donde son el 80% de los terroristas.  Tienen gobierno de ellos mismos, sin renunciar a lo que han hecho, gobiernan y creen que pueden decir “ya somos como tu”.

La ideología está derrotada. Ellos están incidiendo, están exhibiendo su política. La educación en el País Vasco, gobernada 30 años por los mismos. La historia, el euskera son dominantes.

Yo creo que es vital plasmar el relato. Ya está muy teorizado. Hay que hacerlo para tener herramientas perdurables; recoger testimonios, dejar huellas desde el punto de vista de la historia, del periodismo, de la literatura”.

¿Cómo son recibidos los documentales sobre ETA fuera de España?

Iñaki afirma que cuesta mucho entenderlo. Dijo que en Estados Unidos ha tenido muy buena recepción y dice que lo que la gente más le pregunta es «¿cómo es posible que haya sucedido durante tanto tiempo?». Los que lo ven desde fuera no entienden que un pueblo atente contra su propio territorio. Incluso cuenta que algunos estadounidenses decían que si algo así sucediera en su país, no duraría más de dos años.

El movimiento separatista catalán, ¿va a remover el tema vasco?

Sin duda este tema removerá el tema vasco. Buscarán ganar presencia mediática en la ciudadanía. Arteta considera que el problema es que “ponen en evidencia la debilidad del estado”. Los separatistas apretarán tuercas a conveniencia. Y concluye que es un juego basado en el egoísmo. No hace falta que los suyos sean mayoritarios, se retroalimentan pequeños grupos sociales.