Francisco Canals Vidal (1922-2009), doctor en Filosofía, Derecho y en Teología, ha dedicado mucho tiempo al estudio y a la reflexión sobre la esencia de Cataluña. En este libro profundiza sobre las causas y consecuencias de los hechos acaecidos el 11 de septiembre de 1714. Exalta el sentido español de los ideales por los que luchaban aquellos hombres, como se ve reflejado en la exhortación dirigida al pueblo barcelonés el día anterior a la capitulación: «…que como verdaderos hijos de la patria y amantes de la libertad acudirán todos a los lugares señalados, a fin de derramar gloriosamente su sangre y vida por su Rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España». Entre 1705 y 1714 Cataluña, con los pueblos de la Corona de Aragón, luchó no solo por la sucesión de la Casa de Austria en el trono español, sino muy expresa y conscientemente por los valores e ideales tradicionales, frente a la «modernidad europea» del absolutismo borbónico.

Con este sentimiento así mostrado, ¿cómo se ha llegado a la situación actual? ¿Qué peso tuvieron en este cambio el «carácter predominantemente botifler de la nobleza catalana educada en el Colegio de Cordelles, de la Compañía de Jesús, en contraste con los plebeyos y oficiales mecánicos, «el pueblo», y los estudiantes de la Universidad? ¿Qué papel desarrolló la universidad de Cervera?

Nos podrá sorprender llegar a la conclusión de que los auténticos botiflers son los que hoy en día izan las banderas del independentismo, continuadores del legado de los que renunciaron a la defensa de la tradición catalana frente a la imposición del monarca francés.

La traición a la tradición se manifiesta en el rechazo o en el disimulado olvido de todo lo que ha sido Cataluña a lo largo de su historia, que le ha dado gloria, paz, fecundidad espiritual y progreso material. La traición a este subconsciente colectivo comporta la disfunción y la esquizofrenia política.

Jaume Oliver