riveraUna amiga de Enraizados, que se define como «una española católica comprometida con la búsqueda del bien y la verdad» nos ha mandado la siguiente carta, que hemos dirigido a Ciudadanos:

Estimados políticos del partido Ciudadanos:

No os atrevéis a definir el aborto como una cuestión «ética», decís. Pero es que no lo es. No es una cuestión ética. Es una cuestión biológica. Estamos hablando de un ser humano y su vida no se puede reducir a la filosofía.

El único planteamiento ético posible es el que parte de la realización de que desde el momento de la concepción el ADN del concebido es el de un ser humano irremplazable que sencillamente necesita crecer en el útero de su madre.

¿Que la madre entonces es vulnerable? Efectivamente.
Toda política que siga engañando a la mujer haciéndole creer que no es vulnerable en su sexualidad es un engaño.

Consideráis que la matanza de un inocente es una cuestión ética indefinible y dejáis abierta la puerta a la matanza del inocente, y eso está contribuyendo al engaño de la mujer.

Por cierto, creo que en los debates y conjeturas políticas necesitaríais todos lógica, una que no parece os interese. Quizás os haga falta ver teorema tras teorema como hacemos los matemáticos y ver cómo cuando falta un eslabón el teorema no sale.

Porque eso es lo que está pasando con el aborto.
Dejar fuera del teorema el ADN humano del concebido.

Un cordial saludo,

Conchita Legorburo-Serra

Nos envía también una carta que dirigió ella misma a María Dolores de Cospedal y que reproducimos a continuación:

Hola,  María Dolores.
Soy de Albacete y seis años mayor que tú. Te tuteo…

Soy votante del PP desde AP, desde mis 18 añitos en plenos comienzos  a la democracia. Esta vez no lo voy a votar, siendo tú la presidenta de Castilla-la Mancha.

¿Por qué?
Porque declaras que el aborto es una cuestión ética, moral y religiosa.
Pero no lo es.
Es una cuestión biológica.
Estamos hablando de un ser humano y tú lo reduces a creencias y a filosofía.

El único consenso posible es el que parte de la realización de que desde el momento de la concepción el ADN del concebido es el de un ser humano irremplazable que sencillamente necesita crecer en el útero de su madre.

¿Que la madre entonces es vulnerable? Efectivamente.
Toda política que siga engañando a la mujer haciéndole creer que no es vulnerable en su sexualidad es un engaño.

Por eso no te voy a votar.
Porque consideras que la matanza de un inocente es cuestión política de consenso y porque estás contribuyendo al engaño de la mujer.

Por cierto, creo que en vuestros debates y conjeturas políticas necesitaríais lógica, una que no parece os interese. Quizás os haga falta ver teorema tras teorema como hacemos los matemáticos y ver cómo cuando falta un eslabón el teorema no sale.

Porque eso es lo que os está pasando con el aborto.
Dejáis fuera del teorema el ADN humano del concebido.

Un cordial saludo,

Conchita Legorburo-Serra