BAJO-UN-MANTO-DE-ESTRELLAS-420x600En el antiguo convento de Calatrava se instaló en 1936 un lugar de residencia para aquellos que se encontrasen cursando sus estudios religiosos. La orden de los Dominicos eran los encargados de educar a aquellos niños y jóvenes que estaban dando sus primeros pasos hacia la fe cristiana y las Humanidades. Durante los primeros meses del curso, un total de cerca de 100 personas habitaba el lugar.

Sin embargo, a mediados de julio de ese mismo año, el número de habitantes del convento se había reducido a la mitad debido a las vacaciones de verano, y estas personas se ven involucradas en los trágicos acontecimientos causados por el levantamiento militar y el inicio de la guerra civil. Al principio la situación estaba llena de dudas y sospechas sobre si la disputa civil afectaría a los religiosos, pero al ver cómo ardía una parroquia cercana, las dudas desaparecen. La guerra había comenzado. Esta es la historia que narra «Baja un manto de estrellas».

 

Crítica

Óscar Parra de Carrizosa (“Abrázame”, “Presencia”, “Los hijos de Mambrú”) rescata la historia de unos mártires dominicos del pueblo de Almagro (Ciudad Real) que sufrieron los actos del odio y de la guerra en España y, sin pretensiones ni rencores a ideologías, ofrece la redención a ese sentimiento que aún divide al país y a un acontecimiento histórico del que no se consigue pasar página. El director manchego ha escogido hacer un largometraje ambientado en la Guerra Civil española, pero donde ni el conflicto bélico ni los eventos políticos son los protagonistas, sino la historia real del martirio de los que lo vivieron –un grupo de novicios y curas- y de los que lo presenciaron y tomaron partido –los milicianos del pueblo de Almagro-; una mirada hacia el sentido que empuja a jóvenes y no tan jóvenes a aceptar la muerte por amor.

El director demuestra su responsabilidad a la hora de narrar el acontecimiento, ya que ha seguido una documentación rigurosa del lugar donde éste aconteció. El rodaje se ha llevado a cabo en el convento de Calatrava y en el pueblo de Almagro, lugar donde se desenvolvió el desastre. Ha recogido información detallada de las personas que lo sufrieron y sobre el sentido del martirio. La decisión de escoger a intérpretes desconocidos, en su mayoría jóvenes, para protagonizar la película tampoco es casualidad; su compromiso con la verdad le ha animado a dar prioridad a los personajes y no a los actores y, aunque el grupo desfallece en ocasiones en otorgar mayor naturalidad a sus interpretaciones, el sentimiento que expresan todos ellos es real y conmovedor.

Es una historia que rescata el martirio que sufrió el 80% del clero en España durante esos años, pero que ni mucho menos se debe relacionar sólo con lo que se ha sufrido en este país. Aún hoy en día se viven persecuciones y asesinatos, verdaderos holocaustos, a personas por su fe, por lo que viven y representan. El director nos invita a ver la Guerra Civil con otros ojos y, a través de un acontecimiento particular, nos da la solución a todos los conflictos y odios que aún afectan al mundo: redención a través del amor y el perdón.

 

 

Ficha técnica

Director: Óscar Parra de Carrizosa.

Intérpretes: Manuel Aguilar, Zack Molina, Sergio Raboso, Antonio Esquinas, Juan Salcedo, Víctor Merchán, José Antonio Ortas, Pablo Pinedo.

España, 2013

Género: Drama histórico

Duración: 91 minutos

No recomendada para menores de 12 años