Muchos son los sacerdotes que están haciendo una labor inmensa asistiendo a los pacientes infectados por este cruel bicho que tanto daño hace en algunas personas.

Algunos de ellos han pagado en sus propios cuerpos el servicio a los fieles.

Otros no han podido resistir y han partido hacia la casa del Padre.

Puedes enviarles aquí un mensaje de apoyo:

(Puedes añadir tu mensaje personal, y también indicarnos los datos de un sacerdote al que quieres que lleguemos)

Sabemos que son muchos los católicos que están agradecidos por esta difícil misión, por ello queremos hacerles llegar una carta de agradecimiento por su amor desinteresado y desprendido, así como nuestro apoyo, porque ellos también sufren.

Esta es la carta que les dirigiremos:

Estimado sacerdote:

Día a día se enfrenta al sufrimiento de tener que consolar a personas enfermas, con terribles dolencias, sin sus seres queridos a su alrededor y que pronto pudieran partir con el Señor. Usted se ha convertido es su última esperanza.

Personas que sienten miedo ante lo que les pueda ocurrir, desesperadas, deprimidas. Sufren en silencio, en soledad. Personas que tan sólo le tienen a usted en esos fríos hospitales. Su palabra es para ellos un bálsamo, un refugio. Usted les lleva la esperanza que tan sólo el amor de Dios puede suscitar en el corazón humano ante el aparente sinsentido del sufrimiento y la muerte.

Pero también sabemos que usted es humano y tendrá momentos muy duros que tan sólo agarrado al Señor podrá soportar.

Por esto le quisiera hacer llegar mi más sincero agradecimiento porque día tras día se enfrenta a ese maldito virus que también pudiera acabar con su vida, y lo sabe. Se enfrenta al miedo que nos puede inundar en momentos de debilidad. Cristo sufrió y en su oración del Getsemaní lloraba ante la Cruz que le esperaba y ya comenzaba a sentir. En ese sufrimiento que pueda experimentar está Él abrazándole fuertemente.

Le quisiera hacer llegar mi compromiso firme de rezar por usted para que el Señor le siga sosteniendo.

Tenga por seguro que Dios tendrá en cuenta cada uno de los gestos de amor desprendido que está haciendo con los enfermos.

Que el Señor y por interscesión de nuestra Madre la Santísima Virgen María, le consuele, bendiga y colme infinitamente de Paz interior y alegría.

Atentamente.

 

La mayoría siguen ofreciendo la Santa Misa por todos nosotros. Muchos han mantenido los templos abiertos con las debidas medidas de seguridad. Han visitado enfermos en sus casas, han llevado la Comunión, recaudan fondos para los necesitados, se arriesgan para llevar el viático y la unción a los moribundos.

Agradécelo. 

Tendrán momentos muy duros y se merecen saber que somos muchos los que rezamos por ellos para sostenerlos día a día.

Desde Enraizados, les enviaremos una carta de agradecimiento y consuelo.

Cuantos más seamos, más reconfortados se sentirán.

Firma tú también y escríbeles un mensaje de agradecimiento.

Si tienes interés en hacérsela llegar a algún sacerdote en concreto, dinos su nombre y correo. Gustosamente se las enviaremos. También puedes añadir un mensaje personal.

Realmente se lo merecen, no podemos dejarlos solos en estos momentos tan difíciles, deben saber que tú y yo rezamos por ellos. La oración hace verdaderos milagros.

Únete a esta iniciativa de Enraizados y firma para que sientan nuestro calor y apoyo lo más cercano posible. 

Muchas gracias por tu firma. Estamos seguros que esta sencilla acción les va a suponer un gran regocijo y consuelo. Gracias por hacerles llegar estas palabras.