[emailpetition id=»131″] El ayuntamiento de la ciudad española de Segovia quiere poner una estatua del diablo al lado del Acueducto.

La Asociación San Miguel y San Frutos ha presentado un recurso en contra de esta barbaridad, el cual ha sido desestimado. Mientras continúan la lucha en los tribunales, vamos a ayudarles.

Vamos a demostrar al ayuntamiento que hay mucha gente en contra de la colocación de esta estatua en el monumento más emblemático de la ciudad. Firma

Estos son los argumentos que esgrimen desde la Asociación:

  1. La obra que el Ayuntamiento de Segovia pretende instalar en la calle San Juan de Segovia, representando la figura del diablo, con el nombre de SEGODEVS, AQVAEDVCTI ARTIFEX, resulta contraria a los valores cristianos y al derecho de libertad religiosa, en cuanto que no respeta las creencias cristianas, e incluso impone como oficial, desde el Ayuntamiento, a un nuevo «dios de Segovia» (Segodeus), en la medida en que el nombre otorgado a la estatua, en latín, tiene ese sentido sugerido o evocado.
  2. No respeta el patrimonio cultural inmaterial, ya que traiciona el sentido de la leyenda del Acueducto de Segovia. En la leyenda, el diablo aparece vencido y no triunfante, ni gracioso o bonachón ni con un teléfono móvil en la mano, como nos dicen que se le va a representar en la estatua, lo que nada tiene que ver con la leyenda.
  3. No respeta los valores democráticos, ya que se impone por el Ayuntamiento la instalación, sin haber consultado a los ciudadanos, sin haberse sometido al pleno, sin un concurso público, y sin tener en cuenta la oposición manifestada por los ciudadanos con numerosas firmas en contra.

Firma tú también en contra de esta estatua

  1. No respeta las normas de contratación. Se infringen los principios informadores de la contratación del sector público: publicidad, transparencia, concurrencia, igualdad y no discriminación (art. 1 LCSP), y concurre incluso falta de competencia por parte de la Junta de Gobierno Local, pues, al tratarse de la instalación de una figura que conlleva obligaciones para el Ayuntamiento durante más de 70 años, la decisión debe ser sometida al acuerdo del pleno.
  2. El Ayuntamiento no recibe todos los derechos patrimoniales de la estatua, ya que la donación reflejada en la Junta de Gobierno local solo se refiere a UNA fundición, con la obligación del Ayuntamiento de no donarla, ni venderla, por lo que se está favoreciendo a ese autor, sobre otros, al corresponderle por la Ley de Propiedad Intelectual los derechos de explotación de la estatua.Lo habitual es que en los pliegos de condiciones para la adquisición de una estatua por un Ayuntamiento se incluya los derechos patrimoniales en favor del organismo público; de lo contrario, se estaría utilizando un espacio público para enriquecimiento o beneficio de un particular.
  3. IMPONE CARGAS a gobierno futuros, y a los segovianos durante más de 70 años. Si se permite la instalación de la estatua, al tratarse de una obra original, y diseñada expresamente para ese espacio público, se estaría imponiendo la carga al Ayuntamiento de Segovia de tener que mantener esa obra en ese sitio, a futuros equipos de gobierno, mientras viva el autor, y durante 70 años más, quedando al arbitrio del autor permitir o no su modificación (sin el consentimiento del autor, solo podría cambiarse de sitio, previa acreditación de interés público e indemnización en favor del autor).
  4. No respeta la autenticidad e integridad de los bienes de interés cultural. La zona en la que pretende instalarse la estatua, el pretil de la calle San Juan, en la zona más alta, en la curva, está dentro del entorno protegido por BIC Casa Marqués de Lozoya y por el entorno BIC Murallas de Segovia. Tal estatua desfiguraría su entorno y afectaría de forma negativa a la imagen y autenticidad de la Casa Marqués de Lozoya y del entorno de la antigua Puerta de San Juan en la que quedaría enclavado, alterando incluso el paisaje que puede observarse de las torres de las Iglesias de San Justo y El Salvador, que se contemplan sin ningún obstáculo desde ese mirador en la actualidad, alterando igualmente su uso y función.

Firma ahora para que no se coloque una estatua del diablo en el Acueducto de Segovia