conferencia episcopal tarraconense[emailpetition id=»117″] El viernes pude leer la nota que los obispos de Cataluña publicaron. Me llamó la atención especialmente este párrafo:

“Queremos mencionar una cuestión concreta que nos preocupa. En cuanto a la prisión preventiva de algunos antiguos miembros del gobierno y de algunos dirigentes de organizaciones sociales, sin entrar en debates jurídicos, pedimos una reflexión serena sobre este hecho, en vistas a propiciar el clima de diálogo que tanto necesitamos y en la que no se dejen de considerar las circunstancias personales de los afectados”.

Al leerlo, me llené de tristeza: Una vez más, los obispos de Cataluña vuelven ser los obispos de una parte de la sociedad, no de toda.

Únete a esta carta abierta que he escrito a los obispos de las diócesis catalanas firmando aquí. Queremos obispos para todos, no solo para los nacionalistas.

Los prelados se olvidan de aquellos que sufren en sus carnes y posesiones los ataques de los amigos de los que quieren sacar de prisión.

Por ejemplo (y se lo recuerdo en la carta):

1. La tienda de los padres de un catalán de Ciudadanos ha sido objeto en varias ocasiones de ataques por el mero hecho de ser los padres de su hijo. No hemos oído ni leído ninguna condena por parte de los obispos, ni ningún apoyo a los afectados, ni ninguna palabra de cariño.

2. Numerosas veces las sedes de partidos como Partido Popular y Ciudadanos han sido atacadas. No hemos oído ni leído ninguna condena por su parte, ni ningún apoyo a los afectados, ni ninguna palabra de cariño.

3. Numerosos padres, en el ejercicio de sus derechos, han solicitado educación en lengua española. No hemos oído ni leído ninguna condena por su parte, ni ningún apoyo a los afectados, ni ninguna palabra de cariño.

4. Partidos políticos que apoyan a los políticos presos quieren cerrar la financiación de colegios elegidos por sus padres por su naturaleza religiosa o por su modelo educativo. No hemos oído ni leído ninguna condena por su parte.

5. Partidos políticos en Cataluña están difundiendo e imponiendo la ideología de género, el aborto, la destrucción de la familia y del matrimonio. No hemos oído ni leído ninguna condena por su parte.

6. En numerosas iglesias y parroquias se ha hecho un uso partidista y político de cosas sagradas. Muchos de sus fieles se han escandalizado. No hemos oído ni leído ninguna condena por su parte, ni ningún apoyo a los afectados, ni ninguna palabra de cariño.

Por todo ello, únete a esta Carta abierta a nuestros obispos de las diócesis catalanas. Queremos obispos para todos en Cataluña.

Seguro que hay más ejemplos, pero creo que son suficientes.

Como fiel, les pido en la carta abierta que no nos escandalicen más.

Merecemos que los sucesores de los Apóstoles sean pastores de todos. No solo de los nacionalistas.

Si estás de acuerdo con esta Carta abierta, firma ahora.